Controlando nuestras emociones – Depresión (1)






Los altibajos normales de la vida implican que todas nos sintamos mal o tristes de vez en cuando. Pero si el vacío y la desesperación han tomado el control de tu vida y no terminan de irse, quizás estés sufriendo depresión. La depresión dificulta el funcionamiento normal y el disfrute de nuestra vida. Comprender las señales, los síntomas, las casusas y el tratamiento de la depresión es el primer paso para superar el problema.

¿Qué es la depresión?

La tristeza o los bajones de humor son reacciones normales a las luchas de la vida, los problemas y las decepciones. Muchas personas utilizan la palabra “depresión” para explicar esta clase de sentimientos pero la depresión es mucho más que eso.
La depresión no siempre tiene sentimientos de tristeza asociados a ella, algunas personas sienten vacío, falta de motivación para vivir, apatía, e incluso sentimientos de enojo y agresividad.
Sea cuales sean los síntomas, la depresión se diferencia del resto de emociones en que evita el ritmo normal de la vida diaria, interfiriendo en nuestra capacidad para trabajar, estudiar, comer, dormir o divertirse.
La depresión varía de persona a persona, pero hay señales y síntomas comunes. Es importante recordar que estos síntomas pueden ser parte de la vida normal. Pero cuanto más síntomas hay, cuanto más fuertes son y más tiempo duran, más posibilidades hay de que una persona esté batallando con la depresión.

Las señales y síntomas de la depresión incluyen:

Sentimientos de desesperación y desesperanza – nada va a mejorar y no hay nada que puedo hacer para que mejore.
Pérdida de interés en las actividades diarias – falta de interés en los antiguos hobbies, pasatiempos, actividades sociales… pérdida de la capacidad de sentir gozo y placer
Cambios en el apetito o en el peso – una pérdida o ganancia de peso significativa sin causa aparente
Cambios en los patrones del sueño – el insomnio, despertarse demasiado temprano en la mañana o sueño excesivo.
Ira o irritabilidad – sentirse agitado, sin poder descansar o incluso tener sentimientos violentos. Tu nivel de tolerancia es bajo, tu temperamento inestable y todo y todos afectan tus nervios.
Pérdida de energía – Sentirse fatigada y físicamente exhausta. Todo el cuerpo se siente pesado e incluso las tareas fáciles son imposibles de realizar por falta de energía.
Sentimientos de falta de valor, culpa, crítica extrema hacia una misma por errores y fallos.
Problemas de concentración – problemas para concentrarse, tomar decisiones o recordar cosas.
Dolores inexplicables – afectaciones físicas como dolores de cabeza, de espalda, dolores musculares y dolor de estómago.

Causas de la depresión y factores de riesgo.

Algunas enfermedades tienen una causa médica específica, haciendo que el tratamiento sea inmediato. Pero no es así con la depresión. No es únicamente el resultado de un desequilibrio químico en el cerebro ni tampoco se cura con medicación únicamente. Los expertos creen que la depresión está causada por una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales. En otras palabras, tu estilo de vida, tus relaciones y forma de hacer las cosas importan tanto como los factores genéticos o ambientales. Sin embargo, hay ciertos factores de riesgo que te hacen más vulnerable a sufrir una depresión.

Según la Asociación Nacional de Salud Mental, una de cada ocho mujeres desarrollará depresión en algún momento de su vida. Las mujeres tienen también el doble de probabilidades de sufrir de depresión que los hombres. Las causas más comunes de la depresión en mujeres incluyen:


Causas biológicas y hormonales
·        Problemas menstruales – las fluctuaciones hormonales durante el ciclo menstrual pueden causar los síntomas familiares del Síndrome Premenstrual como irritabilidad, fatiga y emotividad excesiva. Para muchas mujeres, el Síndrome Premenstrual es suave y llevadero, pero para otras, los síntomas son muy severos y pueden interrumpir el curso habitual de sus vidas.
·        Embarazo o infertilidad – Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo pueden contribuir con la depresión, particularmente en mujeres con riesgo de padecerla. Abortos, pérdidas, embarazos no deseados e infertilidad también juegan un papel importante en la depresión.
·        Depresión postparto – muchas mujeres la sufren de forma suave y desaparece después de unas semanas. Pero otras experimentan depresiones severas y prolongadas después de tener un bebé. Este tipo de depresión es debida, mayormente, a problemas hormonales. Nos ocuparemos de ella más extensamente en la parte final de este artículo.
·        Pre menopausia y menopausia – Las mujeres pueden ver aumentado el riesgo de sufrir depresión en las etapas previas a la menopausia, cuando las hormonas reproductivas fluctúan rápidamente.
·        Problemas de salud – enfermedades crónicas, heridas o discapacidad pueden llevar a las mujeres a la depresión, al igual que las dietas demasiado severas o un régimen de ejercicio físico extenuante.

Causas psicológicas
·        Centrarse en sentimientos negativos – las mujeres son más propensas que los hombres a mantener en la mente peleas, problemas, disgustos, errores… el volver a ellos una y otra vez puede convertirse en un círculo vicioso.
·        Estrés excesivo en el trabajo, la escuela o el hogar – Las mujeres producen más hormonas de estrés que los hombres y eso juega en nuestra contra a la hora de intentar rendir al máximo en los diferentes aspectos de nuestra vida.
·        Problemas con la imagen personal – no sentirse satisfecha con su cuerpo, su talla o aspectos específicos de su carácter incrementan el riesgo de una mujer de sufrir de depresión.

Causas sociales
·        Problemas en el matrimonio, tratar de balancear las presiones laborales y del hogar
·        Responsabilidades familiares
·        Experimentar discriminación en el trabajo o incapacidad de adquirir metas
·        Problemas monetarios persistentes
·        Muerte de un ser amado o algún otro evento traumático.


El camino hacia la recuperación

De la misma forma que los síntomas y las causas de la depresión son variados dependiendo de las características únicas de cada persona, también la recuperación difiere. Lo que funciona para unos no funciona para otros y ningún tratamiento es apropiado para el 100% de los casos.
·        Pide ayuda – Sentir que no puedes hacer nada para salir de la depresión es un síntoma de la misma, no la realidad. La clave para el comienzo de la recuperación está en pedir ayuda, en hablarle a otra persona de cómo te sientes. Tener un sistema de apoyo fuerte ayuda enormemente en la recuperación. Habla cara a cara con alguien en quien confíes.
·        Haz cambios saludables en tu estilo de vida – estos cambios no suelen ser fáciles, pero pueden tener un gran impacto en la depresión. Pueden incluir: hacer ejercicio de forma regular y dormir lo suficiente todos los días, comer de forma sana, controlar los niveles de estrés, practicar técnicas de relajación…
·        Aprende a reconocer y expresar tus emociones de una forma adecuada.
·        Busca ayuda profesional -  Conocer las opciones en el tratamiento de la depresión ayudarán a la hora de tomar la decisión de las medidas a tomar en tu situación particular.
·        Involúcrate en actividades sociales aunque no sientas las ganas de hacerlo.
·        Muévete – el simple hecho de levantarte de la cama o del sillón y comenzar a moverte incrementará tu nivel de energía.
·        Duerme 8 horas al día.
·        Exponte a los rayos del sol unos quince minutos cada ía.
·        Practica técnicas de relajación


Depresión postparto

Acabas de tener un bebé. Has estado anticipando este momento durante meses y, en lugar de estar celebrando, tan solo tienes ganas de llorar. Estabas preparada para el gozo y la emoción de ser madre y lo que sientes es cansancio, ansiedad y tristeza.
La gran mayoría de madres experimentan algunos síntomas suaves de depresión postparto que desaparecen a los pocos días de tener el bebé. Pero algunas sufren depresión seria y prolongada con síntomas mucho más severos.

Señales y síntomas de la depresión postparto:

·        Falta de interés en el bebé
·        Sentimientos negativos hacia el bebé
·        Falta de energía y motivación
·        Sentimientos de culpa y de no ser válida para ser madre
·        Falta de preocupación por ti misma
·        Dormir más o menos de lo habitual
·        Cambios en el apetito o el peso

Las madres que sufren de depresión postparto interactúan menos con sus bebés y son menos propensas a dar el pecho, jugar con el bebé o mostrarle afecto. También pueden ser inconsistentes en la forma en la que cuidan del recién nacido.

Lo mejor que una mujer puede hacer cuando sufre de depresión postparto es cuidarse de ella misma. Cuanto más cuides de tu bienestar mental y físico, mejor te sentirás.

Ayudas para superar la depresión postparto:

·        No resistas el sueño – con un recién nacido, ocho horas de sueño seguidas son prácticamente imposibles, pero puedes aprovechar las horas en las que el bebé duerme para descansar.
·        Ten un tiempo al día para relajarte, toma un baño, hazte una taza de té o enciende unas velas aromáticas.
·        Haz de las comidas una prioridad – lo que comes tiene un impacto directo en tu humor, así como en la calidad de tu leche así que come de la forma más sana que puedas
·        Sal de la casa unos minutos todos los días, así sea en el balcón o en una ventana.
·        Haz algo de ejercicio suave, comienza a caminar cuando puedas.
·        No te aísles, da prioridad a tus relaciones con otras personas
·        No te guardes tus sentimientos para ti misma
·        Únete a un grupo de madres con recién nacidos que estén pasando por cosas parecidas a las tuyas. Aunque no puedas salir de casa o no haya grupos así en tu comunidad, únete a grupos en línea que puedan darte ese apoyo.
·        Encuentra personas que puedan ayudarte con el cuidado del bebé, las tareas del hogar y los mandados para que puedas descansar mejor
·        Recuerda que nadie espera que seas una súper mamá


La próxima semana:

Depresión 2 – La depresión y el creyente.


Contenta en Su servicio,

Edurne

Comentarios

  1. Anónimo9/5/14 21:22

    bendicion Edurne;soy Ana de Argentina, me parece muy interesante , el tema de la depreson .no se si me parce a mi o hay mus personas con este problema. y espero ansiosa la siguiente semana , para saber como ayudar y ayudarnos, para enfrentar desde la fe "la depresion".buen fin de semana y saludos a los/lashermanos/as de tu ministerio alla en Venezuela .AtteAna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana! Completamente de acuerdo. Creo que es un mal que afecta a muchísima gente hoy en día! Te espero la semana que viene entonces! Bendiciones! =)

      Eliminar
  2. Bendiciones tus mensajes son muy buenos y con excelentes bases conceptuales. Qué El Señor te siga bendiciendo en este ministerio. Gracias!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario