10 formas de perseguir la paz al final del día







          El Salmo 34:14b dice “Busca la paz,  y síguela”

          Todas tenemos vidas ajetreadas y complicadas ¿verdad? Y cuando el largo día termina, a veces no hemos dejado esa agitación a un lado, nos acostamos y volvemos a levantarnos ya con el agobio encima. Y esto se va acumulando un día tras otro, haciendo que la paz de nuestro hogar salga por la ventana.

          Hoy quiero darte algunas ideas para ser intencionales en eso de buscar la paz al final de nuestro día. Es bueno que nos sentemos al final del día junto a nuestra familia, que hagamos un repaso de nuestro día, compartamos y nos preparemos para el día siguiente, que podamos dejar a un lado el ajetreo, centrarnos en lo que es importante y realmente descansar nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra alma.

         
          - Apaga el televisor, la computadora, el celular y céntrate totalmente en las personas a tu alrededor. A veces la tecnología nos absorbe demasiado, no dejando que tengamos tiempo para las relaciones “reales” con las personas a nuestro alrededor. Si es imprescindibles que utilices algún aparato electrónico, fija un tiempo determinado para hacerlo, pon una alarma si es necesario, y cíñete a ese tiempo para que todos en la familia tengan su atención puesta los unos en los otros.

          - Revisa tu agenda para el día siguiente y los compromisos de la familia para saber qué tienes que hacer y cómo prepararte. Quizás hay una cita médica, una reunión en la escuela, compras que tienes que hacer, un proyecto escolar, un trabajo que tu esposo tiene que entregar y revisar… Haz de antemano y deja preparado todo lo que puedas para que la mañana sea tranquila y evites andar corriendo de un lado a otro (como generalmente acostumbramos algunas).

          - Ora con tu familia. Compartan motivos de oración y de gratitud. Oren juntos, oren unos por otros, alaben a Dios unidos.

          - Recoge la casa con ayuda de los tuyos antes de servir la cena. Si tus hijos aún son pequeños, haz un “concurso” para ver quién recoge más rápido su zona asignada. Si ya son más grandes, añade este tiempo a sus tareas diarias. Si todos ayudan a recoger la casa antes de cenar, el tiempo que tengan después de la cena será mayor y con menos estrés.

          - Cenen juntos como familia. Este hábito se está perdiendo en muchos de nuestros hogares. Algunos comen frente al televisor, otros frente a la computadora, otros en un horario diferente… hacer el esfuerzo de juntarse toda la familia durante la cena realmente merece la pena y facilita la siguiente actividad.

          - Hablen sobre su día y sobre sus experiencias, sueños, deseos, dudas… Tomen un tiempo para realmente escucharse unos a otros, para abrir los canales de comunicación en el hogar. Anima a tus hijos a compartir lo que hay en su corazón. Aprovecha este tiempo también para comunicar cualquier decisión, cambio, ajuste que tu esposo y tú estén pensando para la familia. Si hay algún problema, malentendido o pelea entre algún miembro de la familia, soluciónenlo todos juntos.

          - Recojan la mesa y limpien la cocina todos juntos. No solamente será una actividad que potencie el trabajo en equipo, sino que ahorrará tiempo para pasarlo juntos antes de acostarse.

          - Lean la Biblia juntos y canten algunas canciones de alabanza. No tiene que ser nada largo ni complicado, simplemente agarren la Biblia, busquen un lugar cómodo y agradable y comiencen a leer. Si tus hijos ya saben leer, háganlo por turnos. Después de leer algunos versículos, hablen sobre lo que han leído. Un buen lugar para empezar es el Evangelio de Juan, las epístolas de Juan, Salmos y Proverbios.

          - Hablen sobre lo que están leyendo en la Biblia y los versículos que están memorizando. Anima a tus hijos a tener un devocional cada día, a que pasen un tiempo a solas orando y leyendo la Biblia por su cuenta. Utiliza este tiempo para que te cuenten qué están leyendo y puedan preguntar alguna duda que tengan. ¿Están memorizando versículos juntos como familia o por separado? Compartan los versículos, ¡apréndanlos juntos!

          - Bésense y abrácense mucho antes de dormir. Esto no necesita mucha explicación ¿verdad? Deléitense en darse muchos abrazos y besos antes de acostarse y despedirse hasta el día siguiente.



          Esto son solamente algunas ideas. Toma aquellas que puedan ajustarse a tu familia e implementa otras que no haya nombrado. Es más, te agradecería que si tienes alguna otra idea, la compartas con todas nosotras en los comentarios.

          Contenta en Su servicio,

          Edurne

Comentarios

  1. Wow!! Edurne!!! si practicamos todas estas cosas al final del día, tendremos ademas de una atmósfera de Paz pero además de eso me da la sensación de que he tenido UN DÍA MUY PRODUCTIVO.

    Una de las cosas que practico es escribir en mi cuaderno de gratitud, las bendiciones que recibí durante este día, lo que aprendí en la meditación de la palabra y como lo aplique y que resultados estoy obteniendo, los detalles hermosos de mis hijos, las cosas no buenas y que como puedo sacarles provecho... etc. Esto me esta ayudando a contar mis días con sabiduría.

    Saludos y un Beso con Amor en Cristo.

    María Elena Ramírez.

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso, gracias Edu,...anoche cuando ore con mis hijos, los abrace y los bese antes de dormir, fue tan bonito y me alegra leer estas enseñanzas tan gratificantes.
    "Espíritu Santo, ayúdanos a poner en practica tu Palabra"..."Busca la paz y síguela"......y es posible conseguirla, con Cristo todo es posible.
    Te mando un abrazo Edu, gracias.

    Lucy Salinas

    ResponderEliminar
  3. Gracias chicas!!! Qué bueno que esto sea de bendición para ustedes y sus familias! Un abrazo Elena y Lucy!! =)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario