5 consejos para ser más paciente con tus hijos





La paciencia no es una de mis virtudes. Nunca lo ha sido. Nunca lo será. Pero con tres niños en casa de 9, 7 y 5 años, es algo en lo que debo trabajar todos los días.

Los niños tienen esa capacidad especial de pedirte algo exactamente en el momento en el que estás más ocupada: quieren agua exactamente en el momento en el que estás cocinando y tienes las manos llenas de pollo, piden ayuda desde el baño en el mismo momento en el que has sacado todas las facturas para balancear la chequera, se levantan y, simplemente, quieren estar sobre ti cuando por fin te has decidido a hacer ejercicio, te piden que les leas cuando abres tu Biblia…oh sí, los niños tiene el don de la “inoportunidad”.

Pero si algo me ha quedado claro en estos años en los que he sido madre, es que lo que mis hijos más necesitan de mí es mi afecto, mi tiempo y mi atención. Y, he de reconocer, con muchas lágrimas, muchas decepciones y muchos golpes de testa contra la pared, estoy aprendiendo a ser una mamá más paciente y a no exasperarme cuando mis hijos necesitan de mí en el momento que yo considero más inoportuno.

Te dejo aquí 5 consejos para poder ser una mamá más paciente:

1. Trata de ver la situación desde la perspectiva del niño

El momento que tus hijos eligen para pedirte algo, decirte algo o mostrarte algo puede ser completamente inoportuno para ti. Pero, piensa por un momento que no lo es para ellos. Al contrario, desde su punto de vista, es el momento adecuado para ello. Así que, plantéate si lo que estás haciendo en ese momento es realmente más importante que prestarle atención a tu hijo. Si de verdad no lo puedes atender, dile que en cuanto te desocupes irás a verlo (¡y cúmplelo!).


2. Planifica

Sabes…porque lo sabes, que hacer las cosas con los niños toma más tiempo del que tomarían si las hicieras sola: si vas a hacer una torta con ellos sabes que vas a necesitar más tiempo para la preparación y más tiempo para limpiar el desastre después. Si vas a ir a hacer la compra con ellos, sabes que se van a parar en cada estante del supermercado en el que haya algo que llame su atención. Planifica un tiempo extra cuando vayas a hacer algo con ellos y mentalízate de que, aunque tengas un plan, hay miles de cosas que pueden salir de una forma completamente diferente a como las esperas. 


3. Haz una cosa a la vez

Y hazla sin preocuparte por la siguiente. Si llamas a los niños a cenar, concéntrate en que cenen, no tengas tu cabeza puesta de una vez en el baño, el pijama, en que se cepillen los dientes, en la historia que les vas a leer…Si necesitas cumplir un horario, céntrate en una tarea a la vez y si te pasas de tiempo en alguna, compénsalo en la siguiente, no te estreses desde el principio pensando que no lo vas a llegar y perdiendo la paciencia con cada retraso o interrupción.


4. Recuérdate a ti misma que ser paciente es un modo de mostrar amor.

Nuestras reacciones afectan a nuestros hijos. Cuando perdemos la paciencia y estallamos, nuestros hijos comienzan a cuestionarse si realmente los amamos tanto como decimos. Si tu paciencia está llegando al límite, cuenta hasta diez y recuerda cuánto los amas, cuánto oraste a Dios por ellos, cuánto quieres que se conviertan en hombres y mujeres pacientes y muéstrales amor también poniendo control a tus reacciones.

5. Date un descanso

En muchas ocasiones, perdemos la paciencia con nuestros hijos porque estamos haciendo más cosas de las que deberíamos y no encontramos el tiempo para atender sus demandas. Mira tu lista de tareas, tus compromisos y tus horarios ¿estás dedicando tiempo suficiente a tus hijos? ¿Te has comprometido a hacer más cosas de las que deberías hacer? Revisa y reordena aquello que haga falta para liberar tu día de estrés innecesario.



Efesios 4:1-2

Yo pues,  preso en el Señor,  os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre,  soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor



Contenta en Su servicio,

Edurne



Comentarios

  1. gracias Edurne...era justo lo que quería escuchar...tengo mellizos de 3 años y la paciencia es lo que mas necesito...pero como escuche una vez...que cuando le pides a Dios paciencia...el te manda mas tribulaciones...para que puedas practicar y ejercer tu paciencia en esos momentos...Dios te bendiga!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario