Por la fe

5/9/14






Hebreos 12:1-2

“Por tanto,  nosotros también,  teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos,  despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia,  y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús,  el autor y consumador de la fe,  el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz,  menospreciando el oprobio,  y se sentó a la diestra del trono de Dios.”

          Estos dos versículos que dan comienzo al capítulo 12 de Hebreos hacen referencia a una “gran nube de testigos” que nos animan y nos ayudan a vivir la vida cristiana con los ojos puestos en Jesús…

          …a vivir por fe.

          La nube de testigos no es otra que aquellos personajes que se mencionan en el capítulo 11 de Hebreos, también conocido como la galería de los héroes de la fe. Aquí aparecen hombres y mujeres que son un ejemplo para nosotras en cómo llevar una vida marcada por la fe.

          No son hombres y mujeres perfectas. Algunas de sus historias terminaron bien y otras terminaron mal. Muchos de ellos fueron martirizados y muertos…pero siguen siendo un ejemplo de vida de fe.

          Y es que vivir por fe, vivir con los ojos puestos en Jesús, no nos asegura una vida tranquila y sin sobresaltos. Muy por el contrario, cuanto mayor es nuestra fe, cuanto más cerca vivamos de Dios y de Sus planes y propósitos para nuestra vida, más oportunidades tendremos de ejercitar esa fe a través de diferentes pruebas y épocas difíciles.

          Es por eso que voy a tomar algunos viernes para sumergirme en las historias de fe de algunas de estas personas. Sus historias nos recuerdan que no siempre vamos a tener todas las respuestas, pero que en cada paso podemos confiar en Dios y sentir Su presencia y Su amor obrando.

          Comencemos hoy por el principio, ¿qué es la fe?

Hebreos 11:1

Es,  pues,  la fe la certeza de lo que se espera,  la convicción de lo que no se ve.”

          De la misma forma que nuestra vista es el sentido que nos da evidencia del mundo material, la fe es el “sentido” que nos da evidencia del mundo espiritual e invisible.  Es la convicción, la seguridad en aquellas cosas que no podemos ver y no podemos tocar, pero que esperamos, que sabemos que están ahí. La fe es la disposición de una persona a confiar en algo, a aferrarse a algo… ¿hay alguien mejor en quien confiar que en Dios? ¿Hay alguien mejor a quien aferrarse que a Cristo?



          Te animo a que me acompañes los próximos viernes mientras desgranamos algunas de estas historias de Hebreos 11 y que podamos ser desafiadas a vivir una vida de fe sea lo que sea lo que estamos viviendo.


          Contenta en Su servicio,

          Edurne 


¿Qué historias/personas de Hebreos 11 llaman más tu atención y por qué?



Introduce to email para suscribirte al blog:


Delivered by FeedBurner

3 comentarios:

  1. me encanta el libro de Hebreos.....Gracias Edurne...yo te acompaño jijii =)

    ResponderEliminar
  2. HOla!! que bueno tenerte de vuelta! Dios bendiga tu vida y la disposicion de publicar estos temas tan preciosos y que son nuestro pan diario, Un saludo desde Guatemala! :D

    ResponderEliminar