Tus hijos están mirando

9/9/14







Hoy estoy en Training Our Children to Have Godly Character hablando sobre el modelo de matrimonio que representamos para nuestros hijos queramos o no. Te dejo la traducción de ese artículo - 



A veces desestimamos la influencia que nuestra relación matrimonial tiene sobre nuestros hijos. Nuestros hijos están mirando. Todo. El. Tiempo. Te están viendo en los momentos buenos y en los malos y somos su principal influencia en cada aspecto de su vida, incluyendo el matrimonio-

Leí Proverbios 31 un millón de veces, pero nunca  me di cuenta del hecho de que es parte de una conversación entre una madre y su hijo hasta que leí el libro de Courtney Joseph  La mujer de Proverbios 31 – una virtud a la vez  (gratis al suscribirse a su blog, está traducido al español) http://womenlivingwell.org/free-proverbs-31-ebook/ ) ¿Fui solo yo la que no se había dado cuenta? Probablemente, pero todo el capítulo tomó una perspectiva diferente al verlo de esa forma.




Proverbios 31:1

Palabras del rey Lemuel;  la profecía con que le enseñó su madre.”

Esta madre fue intencional a la hora de darle a su hijo, el rey, un montón de consejos sobre cómo debería gobernar (Proverbios 31:2-9) y cómo debería ser su futura esposa (Proverbios 31:10-31). De forma que, este pasaje, no solo pone muy alto el estándar sobre cómo ser una mujer, una esposa y una madre piadosa, sino también en cómo ser intencional a la hora de ser un modelo de estas cualidades para nuestros hijos.

Nuestros pequeños son los futuros maridos y mujeres. Y, como dije anteriormente, están mirando. Es por eso que creo que deberíamos seguir el ejemplo de la madre del rey Lemuel y ser intencionales en cómo somos modelos de un matrimonio piadoso para nuestros hijos.

Voy a ser honesta: voy a mencionar los tres aspectos principales con los que lucho en mi matrimonio, las cosas en las que sé que debería ser más intencional a la hora de ser un modelo para mis hijos. Oro para que puedas relacionarte con alguna de ellas.


Nuestra relación con Dios.

Es importante que mis hijos me vean orando, leyendo, estudiando mi Biblia… y que vean a su padre hacerlo también. Pero es crucial que nos vean hacerlo juntos. Jesús es el centro de nuestro matrimonio, el centro de nuestra familia y tenemos que mostrárselo a nuestros hijos, no solo decírselo. Tomó mucho tiempo y muchas oraciones de mi esposo y mías para poder ajustarnos en las cuestiones espirituales de nuestro matrimonio…pero vamos mejorando en ese área día a día, año a año.


Nuestro amor y respeto el uno por el otro

No me enorgullece decir que hubo momentos en los que nuestros  hijos nos vieron peleando más que mostrándonos amor. Recuerdo ver en una ocasión a mi hijo mayor cuando tenía 2 ó 3 años con las manos en los oídos mirándonos con sus enormes ojos bien abiertos mientras mi esposo y yo nos gritábamos el uno al otro. Se me cayó el alma a los pues. Desde ese momento, decidí no levantar la voz al discutir y mostrar respeto, amabilidad y amor a mi esposo incluso cuando estemos en desacuerdo.

Es importante lo que nuestros hijos nos escuchan decir sobre nuestros esposos. ¿Qué está saliendo de mi boca? ¿Halagos, gracia y comprensión? ¿O amargura, sarcasm y quejas? Quiero que mis hijos escuchen a menudo cómo le digo a su padre cosas como: te amo, perdóname, lo siento, comprendo, oremos por esto…


Nuestro servicio

Mi esposo y yo tenemos esferas muy diferentes de servicio a Dios. Somos misioneros en la selva de Venezuela. Bueno, en realidad, generalmente siento que mi esposo es el misionero, el que va y viene, hace viajes, lleva el evangelio a los indígenas, participa en conferencias… y yo soy una esposa y mamá que vive en la selva junto a su esposo misionero. Mi ministerio principal está en casa, con mi familia, y también sirvo a Dios en línea y en nuestra iglesia como maestra de escuela dominical.
Mis hijos no tienen muchas oportunidades para vernos servir juntos. Y, sin embargo, nunca dejo de decirles que somos un equipo. Funcionamos juntos, siempre. Pero ellos ven a su papá salir a sus viajes mientras nosotros nos quedamos en casa.
Para poder ser intencional en este aspecto, tratamos de que nos vean soñar juntos, orar juntos, hacer planes y entregárselos al Señor. Y cuando él sale, tengo que recordarme a mí misma que sí somos un equipo, junto a mis hijos y oramos por su papá haciéndoles sentir que son parte importante de este equipo que es nuestro matrimonio, nuestra familia.



Somos un ejemplo de matrimonio para nuestros hijos. Tienes que parar, orar y pensar en las áreas de tu matrimonio en las que estás siendo un modelo positivo para tus hijos y aquéllos en los que estás siendo un modelo negativo.

Ellos están viendo. Están escuchando. Y están creciendo mucho más rápido de lo que crees. ¿Estás siendo un modelo negativo para tus hijos en algún área específica de tu matrimonio? Si quieres compartirlo, me encantaría orar por ti hoy.


“Dios espera que el matrimonio sea un compromiso para toda la vida entre un hombre y una mujer, basado en los principios del amor bíblico. La relación entre Cristo y Su iglesia es el ejemplo supremo de amor comprometido que el esposo y la esposa deber seguir en su relación.”  ~ John C. Broger 



Contenta en Su servicio,

Edurne


Introduce tu email para suscribirte al blog:


Delivered by FeedBurner

No hay comentarios:

Publicar un comentario