Dios con nosotros

10/12/14






Para leer
Mateo 1:22-25

Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta,  cuando dijo: He aquí,  una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros. Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado,  y recibió a su mujer. Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.


Para meditar
 

En el día de hoy seguimos viendo a José, un hombre obediente a Dios y a Su Palabra, un hombre que amaba a su esposa. Pero, sobre todo, seguimos hablando del nombre de Jesús.

Ayer veíamos que el nombre Jesús es el nombre de la salvación. Hoy tenemos otro nombre, Emmanuel, que significa “Dios con nosotros”, haciendo referencia al versículo que aparece en Isaías 7:14 – 


Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.”


Dios con nosotros – refiriéndose a Su deidad, es Dios mismo quien está con nosotras.

Dios con nosotros – refiriéndose a Su cercanía a la humanidad. Ese Dios que se hizo hombre para salvarnos es cercano a todas y cada una de nosotras.


Otro motivo más para celebrar nuestra Navidad simple: Dios está contigo. Hoy pienso especialmente en aquellas personas para las que estas son fechas complicadas. Quizás estás lejos de tu familia, o es la primera Navidad sin ese ser querido a tu lado; tal vez estás sola, o sirviendo en un país lejano, o te toca trabajar en esa fecha especial. Tal vez estás pasando la Navidad en un hospital o en una prisión. Sea cual sea tu circunstancia, Jesús, Emmanuel, está contigo. Qué Él sea tu motivación para celebrar a pesar de todo.



Para hacer
 
Pensando en esas personas para las que la Navidad es agridulce, te pido hoy que des un vistazo a tu alrededor ¿Hay alguien a quien puedas abrir las puertas de tu casa en estas fiestas? ¿Invitarle a una comida caliente, tener un tiempo de devoción juntos, hacerle sentir parte de una familia otra vez? ¿Hay alguien a tu alrededor que sepas que pasa estas fiestas en soledad o que este año ha sufrido un suceso que ha cambiado su vida y se esté enfrentando a su primera Navidad después de eso? 

Abre las puertas de tu hogar, comparte lo mucho o poco que tienes y sé de bendición para esa persona. 

Una Navidad simple se centra en Jesús y en las personas a tu alrededor. Hay regalos mucho más profundos y enriquecedores que los materiales. Tu hospitalidad, tu calidez, es uno de ellos. Muestra el amor de Emmanuel en tu hogar.



Contenta en Su servicio,


Edurne




No hay comentarios:

Publicar un comentario