Tu oración ha sido contestada






Para leer
Lucas 1:18-25

Dijo Zacarías al ángel: ¿En qué conoceré esto? Porque yo soy viejo,  y mi mujer es de edad avanzada. Respondiendo el ángel,  le dijo: Yo soy Gabriel,  que estoy delante de Dios;  y he sido enviado a hablarte,  y darte estas buenas nuevas.  Y ahora quedarás mudo y no podrás hablar,  hasta el día en que esto se haga,  por cuanto no creíste mis palabras,  las cuales se cumplirán a su tiempo.  Y el pueblo estaba esperando a Zacarías,  y se extrañaba de que él se demorase en el santuario.  Pero cuando salió,  no les podía hablar;  y comprendieron que había visto visión en el santuario.  El les hablaba por señas,  y permaneció mudo. Y cumplidos los días de su ministerio,  se fue a su casa. Después de aquellos días concibió su mujer Elisabet,  y se recluyó en casa por cinco meses,  diciendo:  Así ha hecho conmigo el Señor en los días en que se dignó quitar mi afrenta entre los hombres.



Para meditar
 
Hoy solo quiero que leas varias veces el texto que tenemos para hoy y pienses en dos cosas:

Por un lado, en qué fácil es para nosotras dudar de lo que Dios hace o puede hacer. Zacarías, aun viendo al ángel, no podía creer que iba a tener un hijo ¡y no cualquier hijo! Sino un elegido de Dios. Era demasiado bueno para ser verdad y eso lo llevó a cuestionar lo que estaba delante de sus ojos. Zacarías miró primero las circunstancias y después vio a Dios. Pero sabemos que Dios puede obrar a pesar de las circunstancias ¿verdad?

Y, por otro lado, en cómo Dios responde las oraciones. Imagino el gozo de Elisabet al quedar embarazada finalmente ¡la espera había terminado! ¡La oración había sido contestada! ¿Y ves lo que hizo Elisabet? Se recluyó en casa por cinco meses. Tantas veces que he leído y releído este pasaje y es hoy, por primera vez, que me doy cuenta de ese detalle. Elisabet no se encerró en su casa por vergüenza o para ocultar su embarazo, no, lo hizo para pasar un tiempo especial con Dios y disfrutar del regalo que el Señor le había dado junto a Él.

A veces pasamos mucho tiempo orando por algo y, cuando el Señor por fin nos lo concede… ¿Cuánto tiempo pasamos con Él en alabanza, en adoración, en gratitud?



Para hacer
 
Descansa. Adora. Alaba al Señor. Céntrate en lo que realmente es la Navidad. Pon música con la que puedas adorar al Señor y canta a todo pulmón.



Contenta en Su servicio,

Edurne



Comentarios