Batallando la soledad en familias monoparentales

28/1/15





Hace tiempo que Dios ha puesto en mi corazón escribir de vez en cuando artículos que salgan de mi “zona de comodidad”. Soy esposa y mamá de niños pequeños, esos son los temas sobre los que suelo hablar porque son los que conozco, los que vivo cada día.

Pero muchas veces pienso en las mujeres que no están casadas, que son viudas o separadas, mujeres que están criando a sus hijos solas. Y, en esos casos, no puedo hablar desde mi propia experiencia…pero puedo buscar experiencias de otras mujeres que sí están en esa situación.

Así que hoy te traigo un artículo  de Jennifer Maggio  que habla sobre cómo batallar la soledad como madre sola.


                                                                                                             
  

Quizás una de las mayores luchas para cualquier madre que está criando a sus hijos sola es, precisamente, la soledad. Es fácil comparar a tu familia con otras en el centro comercial, el parque o en un restaurante. También es fácil imaginar nuestras vidas de manera muy diferente a lo que en realidad son.


La soledad es peligrosa. Puede llevarnos a tomar decisiones equivocadas e incluso a la depresión, el alcoholismo o el abuso de drogas. Puede marcar nuestras vidas con amargura, ira y gran cantidad de emociones para nada positivas. Así que, ¿cómo batallamos contra ella?


1. Una de las primeras claves es reconocer que nunca estás sola. Dios promete que nunca te abandonará. “Sí, eso suena bien, pero quiero interacción con otras personas”, puedes estar pensando. El Señor nos creó para tener relación con otros y con Él. Sin embargo, esta última es la parte más importante de nuestras vidas. El desarrollo de nuestra relación con el Señor es, sobre todas las demás cosas, nuestra fuerza, nuestro consuelo, nuestra paz.



2. Pablo escribe en 1 Corintios 7 sobre cómo su soledad lo ayudó a servir a Dios mejor. La próxima vez que te sientas sola, piensa en servir a alguien más. ¿De qué forma puedes usar tu tiempo y talentos para servir a Dios por medio del servicio a otros?


3. Asegúrate de mantenerte conectada a tu iglesia local. Ser parte activa de una iglesia nos da perspectiva y nos ayuda a compartir nuestras cargas y luchas con otros. Nos permite tener amigos piadosos que nos ayudan a mantenernos positivas en todo momento.


(Artículo original de JenniferMaggio )



Contenta en Su servicio,


Edurne


No hay comentarios:

Publicar un comentario