Resiste las pruebas - 7 tipos de Creyentes




 

Apocalipsis 2:8-11

Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: El primero y el postrero,  el que estuvo muerto y vivió,  dice esto:

Yo conozco tus obras,  y tu tribulación,  y tu pobreza  (pero tú eres rico),  y la blasfemia de los que se dicen ser judíos,  y no lo son,  sino sinagoga de Satanás.

No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados,  y tendréis tribulación por diez días. 

Sé fiel hasta la muerte,  y yo te daré la corona de la vida. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.

Esmirna era una ciudad grande, bella y orgullosa. Era un centro de aprendizaje y cultura y tenía un largo bagaje cultural. Se le llamaba la “Gloria de Asia”. Era también una ciudad rica porque era un lugar de comercio, situada estratégicamente en el valle del río Hermo. Era especialmente rica en el comercio de vinos.

También conocemos a través de la historia, que era una ciudad dada a la idolatría y a la adoración de ídolos, especialmente del emperador de Roma, imperio bajo cuyo control se encontraba toda la zona.  Tenía una calle famosa llamada la “calle de oro” en la que estaban los templos de Cibeles, Apolo, Asclepios, Afrodita y el gran templo de Zeus. Pero la adoración a estos dioses greco-romanos estaba desapareciendo y se veía sustituida por la adoración al emperador.

El emperador romano Domiciano (81.96 d.C.) fue el primero en demandar adoración bajo el título de “Señor”. Fue bajo el mandato de este emperador, que Juan fue desterrado a la isla de Patmos.  Una vez al año, los ciudadanos debían quemar una vara de incienso en el altar del César (el emperador) y decir “César es el Señor”. Después de hacerlo, se le daba un certificado que acreditaba su adoración al emperador. Los cristianos, al no hacerlo, al reconocer tan solo a Jesucristo como Señor, estaban en el punto de mira de las autoridades, que castigaban este desafío al Imperio Romano con multas, cárcel y hasta la tortura y la muerte dependiendo del humor del mandatario de turno.



Elogio a la Iglesia


Yo conozco tus obras, y tu tribulación,  y tu pobreza  (pero tú eres rico),  y la blasfemia de los que se dicen ser judíos,  y no lo son,  sino sinagoga de Satanás.

Jesús conoce las obras, la tribulación y la pobreza de la iglesia en Esmirna. Ya hemos dicho que Esmirna era una ciudad rica. Sin embargo, la iglesia era tremendamente pobre. Su condición de cristianos los hacía objeto de robos constantes y persecución. También les era muy difícil conseguir un trabajo en la ciudad. Su tribulación y su pobreza eran debidas a la persecución económica y social de su entorno. Y, sin embargo, eran creyentes que tenían obras, que seguían adelante con su labor de extender el evangelio.

Eran también perseguidos por la blasfemia de los judíos en la ciudad, de esos que se definían como “religiosos” pero carecían de la compasión y del amor de Dios, tan perdidos en su legalismo como estaban.

Y, sin embargo, Cristo dice de ellos que eran ricos. Eran ricos espiritualmente. La pobreza y la riqueza material no tienen nada que ver con la espiritual. 


Mateo 6:20

sino haceos tesoros en el cielo,  donde ni la polilla ni el orín corrompen,  y donde ladrones no minan ni hurtan.


La riqueza material es temporal; la riqueza espiritual es eterna. La iglesia de Esmirna se ocupaba más de hacer tesoros en el cielo. Todos los creyentes deberíamos poner, al menos, el mismo empeño en hacer tesoros en el cielo que el que ponemos en hacernos tesoros materiales.




Condena a la Iglesia


No hay ninguna condena ni palabras de reclamo de parte del Señor a la iglesia de Esmirna.



Consejo a la Iglesia


No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados,  y tendréis tribulación por diez días. 


No temas nada de lo que vas a padecer. El Señor es claro aquí: vas a padecer, vas a sufrir tribulación, vas a tener carencias materiales, vas a ser perseguido, vas a sufrir cárcel, vas a ser probado. Pero, a pesar de todo lo que pueda pasar, no temas.

Y ese “no temas” es, en realidad, en el original griego, un “Deja de tener miedo”. Ya no tengas más miedo, dice el Señor. A veces pensamos en los creyentes que sufren persecución como súper héroes y desechamos la profundidad del miedo atroz que enfrentan día tras día. Eso mismo sucedía con los creyentes de la iglesia de Esmirna. El Señor sabía que tenían miedo…pero Él quería que fijaran su mirada en Él y enfrentaran con valentía lo que estaba por venir.

Ese ataque que iban a sufrir venía directamente de Satanás. Pero Dios iba a usar ese sufrimiento con propósito. Dios utiliza el sufrimiento para hacernos cada día más como Cristo (Romanos 8:17) y convertirnos en testigos de Él. A través del sufrimiento de la iglesia de Esmirna, se revelaría de manera pública su verdadera riqueza. Fueron probados y pasaron la prueba.



Desafío a la Iglesia


Sé fiel hasta la muerte,  y yo te daré la corona de la vida. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.

Sé fiel. Resiste. Aguanta….y aguanta hasta la muerte. Hay recompensa al final. Te voy a dar la corona de la vida. Hay dos tipos de corona en el idioma griego: una que se refiere a la corona que lleva un rey y otra, la que aparece aquí (stéfanos), que es la corona que se da a un atleta que sale como vencedor en una competencia. Cristo le dice a los creyentes de la iglesia de Esmirna: “Ustedes son mis ganadores. Merecen una recompensa y yo se la voy a dar en la eternidad.”


Juan 16:33 

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz.  En el mundo tendréis aflicción;  pero confiad,  yo he vencido al mundo.




La Iglesia de Esmirna y el Creyente Actual


Muchos de los creyentes en nuestras iglesias modernas queremos una vida fácil y cómoda. Una vida llena de cosas buenas, de dicha, de comodidad. Y a veces no somos conscientes de que en la vida cristiana vamos a sufrir tribulación, vamos a soportar pruebas, vamos a enfrentar precariedad.

Isaías 43:2 

Cuando pases por las aguas,  yo estaré contigo;  y si por los ríos,  no te anegarán.  Cuando pases por el fuego,  no te quemarás,  ni la llama arderá en ti.

Este versículo en Isaías no dice “si pasas por las aguas” o “si pasas por el fuego”, dice “cuando pases”. Dios promete estar con nosotras ante la prueba, no que las pruebas no van a venir en la vida del creyente. ¿Estamos preparadas para eso? ¿Estamos preparadas para identificarnos como creyentes a pesar de los problemas que eso nos pueda acarrear? ¿O nos camuflamos en el mundo para vivir una vida más cómoda y tranquila?

La iglesia de Esmirna nos da un hermoso ejemplo de cómo el Señor va a estar con los creyentes durante los tiempos de prueba y tribulación. ¿Estás sufriendo hoy? Aférrate al Señor con todas tus fuerzas, Él te ayudará a salir adelante.



La próxima semana: La iglesia de Pérgamo – El creyente que tolera el pecado.


Contenta en Su servicio,

Edurne



Comentarios

  1. Muy lindo tu trabajo Edurne. Que my Dios te continue bendiciendo.

    ResponderEliminar
  2. El Señor te Bendiga Grandemente, me gozo cn estos estudios. Doy Gracias a Dios por su presencia en mi vida
    Por permitirme entender su Palabra. La Iglesia d Esmirna es un ejemplo hermoso para nosotros los cristianos actuales. Nos podemos ver reflejados en las en ellos. Gracias por ayudarme a entender la Palabra d Dios es muy importante para mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francis por tu mensaje :) Es de mucho ánimo para mí. Me alegro de que estos estudios te estén ayudando. Bendiciones!!

      Eliminar
  3. El Señor te Bendiga Grandemente, me gozo cn estos estudios. Doy Gracias a Dios por su presencia en mi vida
    Por permitirme entender su Palabra. La Iglesia d Esmirna es un ejemplo hermoso para nosotros los cristianos actuales. Nos podemos ver reflejados en las en ellos. Gracias por ayudarme a entender la Palabra d Dios es muy importante para mi.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario