Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Criando misioneros

Imagen
Tengo este artículo guardado desde hace tiempo. La verdad, no recuerdo dónde lo leí por primera vez, pero sí recuerdo que quise conservarlo para no olvidarme. Aún no tenía hijos. Aún no era misionera. Pero sigue teniendo sentido para mí ¡más todavía! y en estos días volví a leerlo y quise traducirlo para poder compartirlo contigo.

“Cuando mi esposo y yo estábamos en el seminario, teníamos una pequeña broma para distinguir a los misioneros de los demás: en un grupo de personas, los misioneros eran los que tenían los zapatos rotos. Si ibas a su casa, probablemente tenías que sentarte en el suelo, no tenían muchas cosas materiales. Pasaban más tiempo hablando con personas que estudiando. Los misioneros son diferentes.
A pesar de las bromas que se puedan hacer sobre ellos, los misioneros tienen algunas cualidades que oro por inculcar en mis hijos:
1. Los misioneros aman a las personas. De verdad las aman. Aman a los que son diferentes, a los pobres, a los que huelen mal. Los aman porque Di…

10 Consejos para Memorizar

Imagen
Sabemos que es necesario memorizar versículos para seguir creciendo espiritualmente. Queremos hacerlo, hasta les decimos otros lo bueno que es memorizar. Pero a medida que los años pasan (¡ay!) nuestra mente parece llenarse de muchas cosas y encontramos cada vez más difícil aprender versículos de memoria.
Hay veces que saco el tiempo para ponerme a memorizar, lo intento ¡y los versículos simplemente no se me quedan! Bueno, si a ti también te pasa esto y estás luchando con poder recordar los versículos, considera estas diez cosas:

1. Cuida tu cuerpo – Si no duermes bien, tu memoria va a fallar. No sólo a la hora de memorizar los versículos, sino en cada aspecto de tu vida diaria. ¿Estás durmiendo lo suficiente? Con un bebé de casi 5 meses y otros dos niños pequeños, mis noches son muy cortas. Pero estoy “obligándome” a recuperar energía echando mano de una sabia costumbre española: ¡la siesta! Antes me sentía culpable de dormir esos 25-30 minutos por la tarde ¡tantas cosas que hacer! Ah…

Cómo seleccionar un estudio Bíblico

Imagen
¿Eres de las que quieres ponerte a estudiar la Biblia y no sabes por dónde empezar? Te pones a buscar por internet y te aparecen libros, estudios, páginas... Y, ¿cómo saber cuál es el correcto?
Ya sea que quieras estudiar la Biblia por ti misma o que estés preparando el currículo para los temas de enseñanza anual de un grupo de estudio o del ministerio de mujeres de tu iglesia es importante saber escoger.
Aquí te dejo algunos aspectos a considerar cuando vayas a seleccionar tu material de estudio:
1. Decidir qué quieres estudiar: un libro de la Biblia, un personaje, un tema, un estudio de palabras, un pasaje o un versículo en concreto… Después de saber qué es exactamente lo que quieres, busca lo que más se asemeje a lo que escogiste.
2. Evalúa el material que escojas a la luz de la Biblia, no por la popularidad del autor o porque te guste la portada. Debe ser un material basado en la Biblia, no en experiencias, ideas o emociones del autor. Si se da más importancia a las opiniones del es…

Tu fe, del 1 al 10

Imagen
Si tuvieras que medir tu fe en una escala del 1 al 10, ¿cuál sería tu puntuación? “1” significaría que tu fe es difícil de encontrar y “10” que impacta a cada persona con la que te encuentras. Siendo honesta contigo, debo decir que mi puntuación depende del día. Ahora, intenta describir tu fe, ¿qué adjetivos utilizarías? A mí me gustaría usar “fuerte, imbatible, firme, grande”. Y hay días en los que realmente es así… pero hay otros en los que debo describirla como “débil, seca, pequeña, escasa”. ¡Ay!
Hace poco, Dios me recordó que mi fe no debe depender de mis sentimientos. Mis emociones fluctúan dependiendo de las circunstancias. A veces mi fe se siente débil porque estoy siendo apaleada en la batalla diaria o cedo a la tentación. Pero en otras ocasiones, veo cómo Dios hace algo increíble y siento que mi fe puede mover montañas.
La verdad es que la calidad de mi fe depende del Objeto de mi fe. Mi fe puede ser pequeña, pero mi Dios es infinitamente grande. Mi fe puede ser débil, pero …