Testimonio online





Durante mis vacaciones, al menos en dos ocasiones, aparecieron en mi perfil de Facebook publicaciones de dudosa reputación. Tales publicaciones eran debidas a hackers que se habían metidio en cuentas de contactos y que subían estos videos pornográficos etiquetando a todos los contactos. Cuando te etiquetan en Facebook, esa publicación sale en tu muro, así que, esos videos también salían allí.

Gracias a Dios tengo buenas amigas que cuidaban mi muro en mi ausencia, puesto que yo no me conectaba mucho en esos meses (¡¡gracias chicas!!) y, por lo que vi, los hackeos de cuentas con videos subidos de tono en Facebook eran algo habitual que le estaba pasando a mucha gente.

Pero me llegó un mensaje que me dejó mal. Ponía algo así como que el contenido que yo había subido al Facebook no era apropiado y que lo revisara.

Plof. Jarro de agua fría.

El solo hecho de pensar que a alguien se le pudiera ocurrir que esos videos los había subido yo me revolvía el estómago. ¿En serio? ¿Mis publicaciones habituales en Facebook dan para pensar que yo puedo haber subido algo así?

De nuevo doy gracias a Dios porque la respuesta es no, todo lo que subo en mi Facebook es de bendición, edificación...

Ups...

...¿Todo?

¿Nunca me he enzardado en peleas tontas por cuestiones vanas? ¿Nunca he dicho algo en un tono inapropiado? ¿Nunca he sido dura con alguien ni he hecho comentarios fuera de lugar?

¡Oh sí! Ya lo creo.

Darle vueltas a eso me puso a pensar en que también en las redes sociales debemos cuidar nuestro testimonio. También ahí debemos ser prudentes, ser agradables y mostrar gracia.

¿Qué tipo de cosas compartes en las redes sociales que manejas? ¿Es tu muro un reflejo de tu condición como hija de Dios?¿Se diferencian tus publicaciones en redes sociales de las de aquellas personas que no conocen a Cristo?

Creo firmemente que, cuando publicamos en las redes sociales, tenemos el poder de influenciar a otros desde nuestro pequeño rincón cibernético. Pero, como siempre, la influencia puede ser positiva o negativa. Y recuerda que, para muchos, eres la única luz, el único reflejo de Cristo, que debe brillar en medio de la oscuridad, no camuflarse entre las sombras. 

Lucas 6:45 

El hombre bueno,  del buen tesoro de su corazón saca lo bueno;  y el hombre malo,  del mal tesoro de su corazón saca lo malo;  porque de la abundancia del corazón habla la boca.


¿Quizás nuestras publicaciones en redes a veces se parecen demasiado a las de las personas que no conocen a Cristo porque estamos llenando nuestro corazón con cosas que no edifican? Tomemos un minuto hoy para analizar todo esto, ¿te parece? Y usemos las redes sociales para alcanzar a otros con el Evangelio de Jesuscristo, para compartir Palabra de Dios, para mostrar amor, gracia y misericordia, para que otras personas puedan ver a Cristo a través de nuestras publicaciones. 



¿De qué manera podemos usar las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest...) para la gloria de Dios? ¿Cómo las utilizas tú? ¡Deja un comentario!

Contenta en Su servicio,

Edurne



Escribe aquí tu email para recibir mis publicaciones por correo electrónico:



Comentarios

  1. Personalmente considero que las redes sociales son canales muy influyentes, mas la responsabilidad de una influencia buena o mala recae en aquellos que lo usan. Como hija de Dios y líder de adolescentes en mi Iglesia, trato que mi cuenta de facebook y/o twitter refleje lo que predico con palabra y actitud tanto para mis adolescentes como para la gente que me conoce a diario, y para aquellos amigos que no veo desde hace muchos años, poner un texto bíblico en mi muro, que lo lean y que te digan "Era justo lo que necesitaba" causa una gran satisfacción..gracias a Dios por estos canales y a usarlos sabiamente.
    PD: disculpen por el coment tan largo jeje..bendiciones! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario