María – Serie Mujeres del Nuevo Testamento

16/10/15





María es una de esas mujeres de las que hay mucho que decir. Así como de la mayoría de mujeres de esta serie sabemos muy poco, de María sabemos mucho. Tanto, que se hace difícil hacer un breve retrato de ella en unas pocas líneas.

En la primera mención que de ella tenemos en la Biblia, la vemos como una joven de no más de 15 años que vivía en una aldea insignificante de Nazaret, en Galilea. Venía de una familia pobre pero honorable y piadosa que era descendiente del rey David. María había aprendido las Escrituras desde niña y sabía muchas de ellas de memoria tal y como muestra su Magnificat. Ella sabía que Dios había prometido enviar al Mesías, a Aquel que rescataría al pueblo de Israel.

María estaba prometida con José, tal y como era la costumbre de la época, y se casarían en el transcurso de un año. Ella estaba dedicándose durante ese año a aprender cómo ser una buena esposa y madre judía. José era un buen hombre, piadoso y responsable. Un carpintero acostumbrado al trabajo duro.

Hasta que lo “normal” e “insignificante” cambió y se convirtió en eso que solo Dios puede hacer: un milagro transformador.

Lucas 1 nos da el recuento de su encuentro con el ángel, encuentro que cambiaría no solamente su vida, sino la humanidad al completo.

Lo que más me gusta del relato de María y el ángel es que, aunque ella no era capaz de entender por completo lo que el ángel le estaba diciendo, ni mucho menos ver el impacto que eso tendría en su vida, estuvo dispuesta a hacer lo que debía hacer, lo que sabía que Dios le estaba mandando hacer.



El siervo del Señor escucha y obedece…aunque no entienda. 

A través del relato de la vida de María podemos extraer varias cualidades de su carácter:


María meditaba antes de hablar

Lucas 1:29, 2:19; 2:51

María fue testigo de hechos asombrosos que, muchas veces, le sobrepasaban. Lo que ella hacía era guardarlas en su corazón, meditar en ellas y llevarlas ante el Señor en lugar de hablar de lo que no comprendía.


María era una mujer de fe

Lucas 1:38

Toda la situación con el ángel fue algo muy difícil de comprender de manera racional. La única manera de aceptar lo que estaba pasando era por medio de la fe. No preguntó por qué, no se rehusó, no se lo tomó a risa (como Sara) ni se negó a aceptar lo que Dios quería que pasara. María creyó, a pesar de todo.


María era una mujer de obediencia

Lucas 1:38; Juan 2:5; Mateo 1:24, 2:14

No solamente creyó, sino que actuó de acuerdo a su fe en obediencia plena a Dios durante toda su vida. Su definición es la de “sierva del Señor” y como tal se comportó en todo momento.


María era una mujer de la Palabra

Lucas 1:46-56

Su Magnificat hace alusión al Pentateuco, a los Salmos y a los profetas. Muestra gran comprensión de la obra que Dios hizo en el pasado con el pueblo de Israel y sabía que enviaría a un Mesías. Cada versículo muestra su profundo conocimiento de la Palabra y su estrecha relación con el Señor.


¡Hay tanto que aprender de María! Es una mujer a la que, sin duda, podemos imitar en aspectos diversos de nuestra vida. Personalmente, me quedo con su obediencia. Ser la sierva del Señor, sin duda tiene un precio enorme, pero ¡oh! ¡Qué hermosa recompensa! ¡Qué maravillosa vida de rendición al Señor y a Sus propósitos en cada una de nosotras!


¿Qué es lo que más te llama la atención de la vida de María? ¡Deja un comentario!

Contenta en Su servicio,


Edurne



No hay comentarios:

Publicar un comentario