7 principios para una familia cristiana






   
Cuando se trata de criar una familia, cometemos el error muchas veces de basar nuestras decisiones en lo que todos lo demás hacen en lugar de establecer principios propios que edifiquen la familia y que dejen un legado sólido.

Es por eso que debemos establecer principios que mantengan a nuestra familia en el camino correcto y que nos ayuden a hacer las correcciones necesarias para tener valores firmes.

Te dejo aquí 7 principios para una familia cristiana que encontré en patheos.com.

1 – La Palabra de Dios es la autoridad final.

Nuestras opiniones y sentimientos pueden cambiar al minuto. Si basamos nuestras decisiones como padres en algo tan cambiante como nuestro parecer, nuestra familia no estará anclada en nada. La Biblia provee un mapa claro de cómo un matrimonio y una familia deberían funcionar.

2 – Un matrimonio saludable nos hace mejores padres.

Demasiadas parejas ponen sus matrimonios en pausa mientras los niños crecen solo para terminar con un nido vacío cuando los hijos se van y un matrimonio también vacío. Debemos darles a nuestros hijos la seguridad que viene de ver a sus padres en una relación amorosa y comprometida el uno con el otro. Ten la clase de matrimonio que te gustaría que tus hijos tuvieran cuando se casen.

3 – Cada etapa es un regalo, así que atesora cada momento.

Es fácil querer apresurarnos a través de las dificultades de los años en los que nuestros hijos son bebés, niños o adolescentes, pero cuando nos empeñamos en pasar corriendo a la próxima etapa, nos perdemos las bendiciones incontables de la etapa que estamos viviendo. Atesora cada momento.

4. El tiempo es primordial para una relación

No debería existir eso del tiempo “de calidad” porque todo el tiempo debe tener la misma calidad. No hay atajos a la hora de invertir tiempo en nuestra familia. El tiempo es nuestro principal valor y la manera más poderosa de invertir en nuestra familia.

5. Debe haber amor incondicional y expectativas altas

El amor debe darse en grandes cantidades y libremente sin importar lo que pase. Nuestros hijos deben saber que los amamos sin importar qué, pero también deben saber que no queremos que se conformen con menos de lo que pueden ser. Esto les da la oportunidad de tener la libertad de fallar con gracia, de tener éxito con humildad y de creer en ellos mismos.

6. El éxito está en las relaciones, no en los logros

Los logros y los éxitos son algo bueno, pero no se comparan con el alto valor de la familia o las relaciones. Cualquier “éxito” que consigamos a expensas de las personas que queremos no es un éxito real. Al final de nuestra vida, la fe y la familia serán todo lo que importe, por eso no debemos esperar a hacer de ellos nuestra prioridad.

7. Escoge la fe por encima del miedo

Tenemos que aferrarnos a la aventura que Dios tiene para nuestras vidas sin miedo y con entusiasmo. No hay suficiente espacio en nuestro corazón para el miedo y la fe al mismo tiempo, así que, cada día, debemos escoger con cuál vamos a vivir.


¿Qué otros valores son prioridad para tu familia? Deja un comentario.

Contenta en Su servicio,

Edurne
   

Comentarios

  1. Gracias Edurne, me ha sido de mucha bendición leer esto, principalmente el punto 6 y 7, ya que me he sentido algo atribulada por una situacion de aprendizaje de mi niño en la escuela... realmente a veces se me olvida que el principio de la sabiduria es el temor de Dios y eso es una distraccion y me desenfoca de la meta que debo tener, no su exito o sus logros academicos, sino grabar en el el temor de Dios, esto es lo verdaderamente importante. Gracias, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno Elena. Te entiendo perfectamente, yo estoy pasando por una situación así también con mi hija Nahiara :) un besito muy grande y ánimo :)

      Eliminar

Publicar un comentario