Esperando a los bárbaros













"Esperando a los bárbaros" es un poema de uno de mis favoritos, el escritor griego de principios de s.XX Constantinos Kavafis.

¿Qué esperamos agrupados en el foro?
Hoy llegan los bárbaros.

¿Por qué inactivo está el Senado
e inmóviles los senadores no legislan?
Porque hoy llegan los bárbaros.

¿Qué leyes votarán los senadores?
Cuando los bárbaros lleguen darán la ley

¿Por qué nuestro emperador dejó su lecho al alba,
y en la puerta mayor espera ahora sentado
en su alto trono, coronado y solemne?
Porque hoy llegan los bárbaros.


El Imperio romano cayó a manos de los bárbaros, ayudados por la corrupción moral y política de una sociedad romana en decadencia que no supo defenderse ante la amenaza externa por causa de sus problemas internos.

Y ahora, una vez más, el mundo entero está esperando a los bárbaros.

Tan solo la semana pasada, el jueves 43 personas fueron asesinadas en Beirut por un ataque terrorista; el viernes el atentado en París se cobraba la vida de más de 120 personas...más todas las que mueren cada día que no son noticia. 

Estos dos acontecimientos en particular me hicieron recordar dos momentos en mi vida en los que los bárbaros llegaron demasiado cerca de mí...




           ...una tarde de febrero de 2000 en el aparcamiento de la facultad de Filología en Vitoria cuando un coche bomba de ETA asesinó en el campus de la universidad a Fernando Buesa y a su escolta.

           ...una mañana de marzo de 2004 en la estación de tren de Alcalá de Henares cuando un atentado yihadista acabó con la vida de 193 personas en los trenes de cercanías de Madrid. 






De los bárbaros de ETA recuerdo el dolor y la culpa en cada asesinato, en cada secuestro, en cada extorsión que hacían, según ellos, por mí. De los bárbaros de Madrid recuerdo la estupefacción en la que caímos durante los días siguientes al atentado. El miedo, la incertidumbre, la parálisis de muchos ciudadanos de a pie que se veían incapaces de subir a los trenes de nuevo y se quedaban en el andén esperando a reunir fuerzas para tomar el siguiente tren. 




La intención de los bárbaros siempre será quitarnos la paz, quitarnos la tranquilidad, dejarnos paralizados, atemorizarnos, asustarnos, robarnos nuestra vida y eliminar nuestra esencia... haciendo el trabajo del enemigo de nuestra alma.

Juan 10:10a

"El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir"


Pero no nos equivoquemos, los bárbaros están en todas partes, no solo en Europa. Están en las calles de Siria, degollando y esclavizando cristianos en Irak, en las guerras de Africa, en los atentados del Líbano y en las represiones de las primaveras árabes. Están en las calles de Venezuela, en las selvas de Colombia y en los carteles de Mexico. Están en las esquinas, esperando la oportunidad de robar las posesiones que tanto nos cuesta adquirir, en los colegios, acosando a los débiles o diferentes. Bárbaros hay muchos y de muchas clases. El enemigo no da tregua en ningún nivel.



Ante la amenaza de los bárbaros tenemos dos opciones: no hacer nada, como los romanos en el poema de Kavafis, y dejar que ellos dominen un mundo marcado por el terror o marcar la diferencia y ser luz en medio de la oscuridad cada vez más profunda. 
Juan 10:10b

"yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia."


Cómo combatir a los bárbaros...




...Ora

Ora por protección, ora para que las armas del maligno no puedan alcanzarte. Ora por salvación de todos aquellos que están atrapados en el mundo de las tinieblas y el odio. Los bárbaros son parte de un mundo que se pierde, de un mundo dominado por el malo y el mal. Ora par que cada persona de esta tierra pueda abrir sus corazones a Cristo y ora para que Dios te use a ti a la hora de guiar a otros a Cristo. Ora para ser luz en medio de la oscuridad y para marcar una diferencia. 

2 Tesalonicenses 3:1-2

Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros, y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe.

Ora por los que sufren, por aquellos a los que los bárbaros alcanzan sin piedad, ora para que también la luz de Cristo llegue a ellos.

...Ama

¿Amar a quién? ¿También a los bárbaros? Sí, especialmente a ellos. No hay arma más poderosa en este mundo que el amor y lo que los actos de amor desinteresados provocan en la vida de otros.

Lucas 6:27-30, 35

Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva.

Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos.

...Perdona

Ve a lo más profundo de tu corazón y busca hasta que puedas perdonar las acciones de aquellos que están ciegos y sordos por el pecado. Para Dios no hay diferencia de pecado, no hay pecados grandes y pequeños, todos son iguales. Él te perdonó a ti y te dio la capacidad de perdonar a otros también. No olvides que los bárbaros siguen al dios de este mundo y que  no conocen a Cristo. Sigamos el ejemplo de Jesús en la cruz, pidiendo al Padre que perdonara aun a aquellos que le estaban matando. 


Lucas 23:34

Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.


...Actúa

Levanta tu voz ante cualquier acto de barbarie, ante cualquier amenaza, ante cualquiera que trate mal a otro. No vuelvas la mirada cuando un bárbaro levanta la mano contra otra persona, no cierres los oídos ante los insultos o las vejaciones. No apagues el televisor cuando retransmiten noticias de guerras, de bombas, de terror e involúcrate de alguna forma, con la Cruz roja, con Médicos sin fronteras, con misioneros en esas zonas... Ayuda siempre que puedas, no te quedes con los brazos cruzados. 

Santiago 1:22

"Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos."


...Confía

Que los bárbaros y su forma de ver el mundo teñido de terror, de intransigencia y de maldad no te quieren el gozo ni la paz. Dios es más fuerte que todo eso, Dios es más grande que todos ellos. Dios tiene el control de tu vida y nada va a pasar que no haya pasado primero por Él. 

Juan 16:33

"Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo."


Desgraciadamente el mundo está lleno de bárbaros de muchas clases. Pero, gracias a Cristo, tenemos las herramientas que necesitamos para combatirlos. 

Esperemos a los bárbaros... y enfrentémoslos sabiendo que luchamos del lado de la victoria. 


Contenta en Su servicio,

Edurne


Comentarios