Un dinosaurio en mi cocina







Hoy encontré un dinosaurio en mi cocina...

 





Y encontré otro en mi salón. Encontré una pelota de baloncesto en mi armario cuando fui a buscar unos zapatos y un dibujo de un perro súper héroe entre las sábanas de mi hijo mayor. Hoy encontré una Barbie toda pintada con marcador entre la ropa sucia y vi nuevas marcas de lápiz en la pared del baño.

Y hoy recordé cuánto amo a mis hijos.

Me sorprendí. Lo habitual hubiera sido que me pusiera como una furia y empezara a despotricar de lo desordenados que son y de cómo esta pobre mamá trabaja como una esclava para mantener la casa en un mínimo orden.

Pero no. Hoy no.

Quizás sea la edad...Aunque es más probable que la culpa de mi reacción la tenga la pechada de fotos que me di en estos días. Vi fotos de mis hijos cuando eran bebés, sus primeros cumpleaños, sus primeros días de kínder, fechas especiales, momentos inolvidables para nuestra familia. Y ahí me di cuenta de qué rápido están creciendo.

Sé que lo digo todo el tiempo y que me has oído hablar sobre esto antes. Pero ¡oh! Creo que por primera vez fui plenamente consciente ayer de que nuestros hijos crecen y crecen rápido.

Llegará un momento en el que ya no haya dinosaurios en la cocina, en el que ya no quieran estar conmigo cada segundo del día, en el que no inicien una conversación nueva cada tres minutos y medio, en el que no me pidan que les lea, que juegue con ellos o, simplemente, que me ría con ellos.

Llegará un día en el que saldrán de mi hogar para hacer los suyos propios, un día en el que la casa estará atronadoramente limpia, recogida... y vacía.

Llegará un día en el que no sepa qué hacer con mi tiempo libre.

Y quiero esperar ese día con gozo, con la satisfacción del deber cumplido, con una sonrisa en mi boca al recordar los momentos vividos en su niñez y en su primera juventud. No con lágrimas, ni con arrepentimiento, ni con un sabor amargo en la boca del tiempo pedido que nunca va a volver atrás.

Nunca es tarde para invertir en la vida de tus hijos. Nunca. No importa su edad, tan solo, no dejes pasar un día más.

Deja el teléfono en espera, apaga la televisión y desconecta el WI-FI. Olvídate de los problemas del trabajo, de las facturas, de la lista de cosas por hacer y pasa tiempo con tus hijos.

Invierte en sus vidas, háblales del Señor, lee la Biblia con ellos, enséñales a orar, muéstrales el amor de Cristo a través de tu vida. Enséñales lo que es crecer en el fruto del Espíritu, cómo debe vivir un creyente. Que aprendan en casa valores que les sirvan cuando se hayan ido, ayúdales a crecer en el Señor y a forjar su fe.


"Un cristiano debe vivir de tal manera que todo el mundo sepa que lo es...especialmente su familia". - D.L. Moody


Hay veces en las que nos dedicamos a cumplir con los de fuera fallándoles a los de dentro, dividiendo nuestra atención entre las necesidades "grandes" de las personas a las que ministramos y las "pequeñas" de nuestro hogar. ¡Oh Señor! Ayúdame a nunca, nunca más pensar así.


1 Timoteo 5:8

porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.


Cuando mencionamos este versículo, generalmente, nos enfocamos en lo material. Pero proveer para los nuestros, va mucho más allá de las meras cosas. Es proveer tiempo. Es proveer cariño. Es proveer atención. Es proveer para sus necesidades. 

Y si yo, Edurne, alias "mamá", no proveo para los de mi casa de todo lo que necesitan física, emocional y espiritualmente, he negado mi fe y soy peor que una incrédula. 

Nunca hubiera pensado que encontrar un dinosaurio en mi cocina pudiera llenar mi corazón de esta manera.

Cada día tiene 1.440 minutos ¿Cómo vas a invertir los tuyos hoy? ¿Cómo vas a invertir en los de tu casa hoy? Compártelo en los comentarios para animarnos unas a otras.


Contenta en Su servicio,

Edurne







Comentarios

  1. Asi es mi querida Edurne. El tiempo pasa rapidamente. Tengo un unico hijo, ya de 28 años, y no me arrepiento de haber dejado mi profesión, de haber estado en un presupuesto "limitado"- pero Dios siempre proveyo, por el tiempo invertido en la ninez y adolescencia de mi hijo. Hoy tengo todo el tiempo para mi. Mi esposo y yo estamos satisfechos de ver a nuestro hijo madurar y avanzar seguro en la vida, y si, continuamos con el, dandole su espacio. Mi consejo a las mamas c9n niños pequeños es que disfruten, jueguen, lean, lloren, abracen, digan una y otra vez "te amo" a sus hijos. Creanme, de eso nunca se van ha arrepentir. Bendiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo consejo Laura. Gracias por compartir tu experiencia personal. Besos!! =)

      Eliminar
  2. Es muy cierto, reconozco que hay veces que quisiera lograr que mis hijas cooperen mas en los deberes del hogar, y tambien reconozco que me molesto cuando no son capaces de tener ordenadas sus habitaciones,y es entonces cuando empieza mi afan por el orden y la limpieza y mi molestia aumenta cuando tengo que recoger cosas de ellas, pero es entonces cuando entra en acción el Espíritu Santo para recordarme que no debo afanarme, "Por nada estéis afanosos..."Filipenses4:6, "buscad primeramente el reino de DIos y su justicia..." Mateo 6:33, "El amor es....benigno,...no es jactancioso... El amor nunca deja de ser..."1 Corintios13:4,8,y recuerdo que sobre todas estas cosas y el desorden, amo a mis hijas, y las amaré siempre, y como tu querida hermana me pongo a pensar que un día se irán y ya no tendré mas con quien "renegar", entonces me calmo y simplemente tomo sus cosas y empiezo a "fotografiar" en mi memoria cada una de sus cosas y recordar en donde y como las usan, y cuando vuelven a casa simplemente hablamos y les comparto mi devocional, mi lectura bíblica, y les alimento con la Palabra.
    Gracias por recordarme que debo amar a mis hijas en el amor del Señor,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta eso de "fotografiar en la memoria" Ileana. Muchas gracias por compartir tu experiencia. Abrazos!!! =)

      Eliminar
  3. Hermoso; como Laura, tambien abandone mi trabajo; y ambos nos esforzamos por dejarle la mejor herencia eterna, antes que lo material!! ME gusta estar en casa; disfrutar a mi esposo que praticamente esta todo el dia; (1/2 dormido) y extraño a mi pequeño cuando se va a la escuela! sonrio cuando encuentro juguetes por todos lados y hasta bichos en mi biblia cuando me hace una travesura. No lo cambiaria por nada!! Gracias amiga Edurne por tu pagina..siempre una bendicion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah y vaya que le están dando una herencia eterna querida Jess!! Josu está criándose en un bello hogar con valores hermosos. Un beso enorme!!!

      Eliminar
  4. Me encantó. ¡Cuánta verdad! Gracias por tan hermosa y real reflexión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me encantó. ¡Cuánta verdad! Gracias por tan hermosa y real reflexión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Edurne, me has recordado a mi suegra. Es cristiana, era una mujer muy limpia y ordenada. (ahora ya tiene 88 años)
    Cuando mis hijos eran pequeños y venía a mi casa, decía que donde hay niños hay juguetes, que si la casa estaba enredada de juguetes y sus cositas, que no pasaba nada, que era señal de que había vida... aajajaj... me consolaba ver que en eso no me veía desordenada. así que cuando vienen mis nietos a casa y dejan juguetes por el medio, y no se han recogido, en caso de que venga alguien, digo con mucho orgullo que han estado mis nietos en casa. disfrutar de mis hijos y mis nietos, también me ha hecho y hace muy feliz. como dicen algunos: que me quiten lo bailao, ajajajj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah qué linda forma de ver las cosas la de tu suegra Dámaris jejeje y que lindo que ella haya podido transmitírtelo también! gracias por compartir! Bendiciones para ti y tu familia :)

      Eliminar
  7. Esther Martínez, psicóloga cristiana a la que he tenido la bendición de escucharla en conferencias y retiros femeninos, me ayudó muchas veces a reflexionar sobre mi actitud y comportamiento en cuanto a mis hijos.
    En varias ocasiones ha dicho que una amiga suya dijo que el polvo hace rústico, al punto lo pensaba así que hizo un cuadro que puso en la entrada de su casa, en el que ponía algo así: Bienvenidos, esta casa no está siempre así. Cuando lo explicaba nos reíamos todas. Con esto no quiso decir que había que ser dejada, pero sí que la limpieza y el orden no debe ser prioritarios en cuanto a ocupar tiempo para nuestros hijos, maridos, o incluso visitas de hermanas que no invitamos porque no esta del todo "decente".. Porque es cuando perdemos bendiciones.
    La verdad...me hizo reflexionar mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué hermosa reflexión!! Me encanta la idea del cuadro jejejeje muchas gracias por compartir Dámaris =)

      Eliminar
  8. sabes, hoy me levante afanada con recoger y tener en orden la casa, y mas aun lo primero que hice fue regañar a mis hijos para que hicieran sus deberes, ahora que lei tu mensaje me doy cuenta que por eso me pierdo muchas cosas bellas con mis hijos, gracias por darme una bella leccion , toda gloria sea para el SEÑOR que te uso para hablarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah qué lindo Meilhing que el Señor haya hablado a tu corazón a través de este mensaje. Un abrazo enorme!! =)

      Eliminar

Publicar un comentario