Ser padres en la era digital

2/3/16






Nosotras, las madres del siglo XXI, nos enfrentamos a algo con lo que nuestras madres no tuvieron que enfrentarse: las redes sociales, los teléfonos, los mensajes, el internet. O sea, el tener todo, absolutamente todo, lo bueno y lo malo, a un clic de distancia en algo tan habitual en nuestros días como una computadora o un teléfono celular.

¡Nada de eso existía cuando nosotras estábamos creciendo!

Yo nací en 1976. Recuerdo que mi primer teléfono celular lo tuve en la universidad y la primera computadora con internet, cuando ya vivía fuera de casa de mis padres y era una mujer adulta.

Pero nuestros hijos, desde que nacen, tienen acceso a la tecnología que muchas de nosotras hemos conocido como adultas. Y a veces, precisamente por no habernos enfrentado a ello cuando estábamos creciendo, no tenemos en cuenta que debemos establecer límites y controles para proteger a nuestros hijos.

En estos días leía sobre hashtags (esos enlaces que comienzan con #) en Instagram que parecían inofensivos, pero que llevaban a páginas pornográficas. Este es un extremo, sí, es verdad, pero me hizo pensar en algunas pautas que podemos poner en casa a la hora de que nuestros hijos se acerquen a las redes sociales y a la tecnología en general. 


El tiempo

¿Cuánto tiempo pasan nuestros hijos delante de una pantalla? Delante del televisor, de la computadora, el Ipad, la tabla, el celular… Más aún, ¿Cuánto tiempo pasas tú delante de una pantalla? ¿Es realmente la mejor manera de pasar las horas libres del día? ¿Tienes autoridad para decirles a tus hijos que vas a limitar su tiempo ante las pantallas? ¿O ellos replican lo que ven en ti?

El tiempo ante el ordenador y el tiempo en redes sociales es una lucha para mí. Mucho de mi ministerio es online: el blog, los estudios en Ama a Dios Grandemente, las cartas de compartir de nuestro ministerio familiar… No solamente el ministerio, también el trabajo y la relación a distancia con mi familia se desarrollan por internet en gran medida.

Y cuando yo estoy ocupada en el ordenador, ¿qué es lo más cómodo para mí? Que mis hijos estén delante de otra pantalla para que se entretengan y me dejen trabajar.

Lo más cómodo. No lo mejor.

Así que yo he tenido que ser muy estricta conmigo misma primero para poder poner límites de tiempo a los electrónicos en casa. Cuesta, pero, para mis hijos, que todavía son muy pequeños, creo que es mejor pasar menos tiempo en electrónicos y más en juegos, solos o conmigo, o haciendo actividades creativas.


El contenido

Por no haber crecido con la tecnología a la que nuestros hijos tienen acceso ahora mismo, no debemos tampoco enterrar la cabeza en la arena como el avestruz e ignorarla. La tecnología está aquí para quedarse y, es más, bien utilizada, es muy beneficiosa.

¿Qué tipo de contenidos ven nuestros hijos en la red? ¿Qué tipo de páginas visitan? ¿Qué cosas comparten en redes si ya tienen cuentas propias? ¿Qué programas de televisión ven? ¿Qué contenido tienen los videojuegos que juegan? ¿Son cosas apropiadas a su edad o estamos en un “todo vale”?

Podemos darles opciones que edifican en Apps, páginas y sitios que visitar en línea. Hay aplicaciones de Biblia para niños (Historias cristianas o Super libro por ejemplo), páginas cristianas para jóvenes como Jesus on the Web o Jóvenes cristianos, aplicaciones y juegos para jóvenes... ¡Ayudémosles a buscar y a encontrar alternativas que sean de bendición!


La seguridad

¿Cuántas veces les has dicho a tus hijos desde que son pequeños que no hablen con extraños en la calle? ¿Les has dicho también a tus hijos adolescentes que no hablen en redes con desconocidos?

Las cifras de adultos predadores sexuales que se hacen pasar por jóvenes, adolescentes y niños en redes son escalofriantes. Y, de nuevo, aun sin llegar al extremo ¿es conveniente que nuestra hija adolescente entable conversaciones vía internet con muchachos desconocidos, aunque sean de su edad? ¿Es conveniente que nuestros hijos acepten “amistades” de otros niños y jóvenes que los inviten a grupos de los que no sabemos nada?

Quizás los peligros que nuestros hijos enfrentan en redes no sean físicos (como con los desconocidos en la calle) pero, ¿y las heridas psicológicas y emocionales que dejan ese tipo de relaciones dañinas?

De la misma manera que establecemos límites en lo personal, hay algunas medidas que podemos tomar también y con las que podemos conversar con nuestros hijos para hacer de la seguridad algo prioritario. Cosas como:

- Tener las computadoras a la vista de todos.


- No tener televisores en las habitaciones.


- Limitar el uso del celular dentro de casa y no permitirlos en las habitaciones.


- Compartir los electrónicos como algo habitual: todos usamos la tabla de papá, todos usamos la computadora de mamá, todos podemos meternos en el celular de nuestro hijo, todos podemos entrar a internet desde la laptop de nuestra hija.



- A la hora de crear cuentas de email o en redes, hacerlo juntos: que los padres participen en el proceso de hacer la cuenta, de poner los filtros necesarios y que conozcan las contraseñas.


- Seguir la actividad de nuestros hijos en redes: que tengamos cuentas vinculadas, seamos “amigos” en Facebook, los sigamos en Instagram, en Pinterest, en Twitter…


- Pongamos filtros de edad en los electrónicos con acceso a internet.


- Revisemos los videojuegos y las películas antes de comprarlos: que tengan un dibujo en la portada no quiere decir que sean para niños. A veces somos muy exigente en cuanto a contenido sexual más o menos explícito (lo que está genial), pero pasamos contenidos violentos sin darle muchas vueltas.


- Habla, habla y habla con tus hijos, a medida que van creciendo y a medida que van teniendo más autonomía a la hora de usar los electrónicos y las redes sociales. Háblales de cuáles son las normas o las reglas para el uso en casa, háblales de qué cosas son apropiadas para ver o para publicar y cuáles no, deja que te hagan preguntas y dales confianza para que te presenten sus dudas y sus reservas.


- Enséñales a respetar a otros también en redes, a no usar las redes para atacar a otras personas, para ridiculizar o vejar a otros. Si no pueden decir algo cara a cara, tampoco pueden decirlo por internet.


- Habla con naturalidad de cosas como el bullying, el acoso, o el sexting, el enviar videos o fotos propias y ajenas en ropa interior, sin ropa o en actitudes sexuales, tan presentes ahora mismo entre nuestros jóvenes y tan facilitados por las redes y el uso masivo de los celulares.



- Enseñémosles a honrar a Dios con todo: con lo que vemos, con lo que escuchamos, lo que decimos y lo que compartimos. Inculquemos en nuestros hijos la importancia de nuestro testimonio como creyentes.


Colosenses 3:17

“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús




Como dije, el internet y las redes sociales están aquí para quedarse y nosotras debemos actualizarnos para estar al día con los tiempos y poder proteger y enseñar a nuestros hijos a protegerse en esta era digital. 


Contenta en Su servicio, 


Edurne


¿Qué opinas sobre el tema? ¡Deja tu comentario!


2 comentarios:

  1. Muy cierto!! Recién ayer leí que Google tiene una web para niños con tal de que hagan búsquedas seguras. El límite es lo más sano y conversar. En nuestro caso como familia tenemos en programa covenant eyes instalado en la computadora, la tablet y en el teléfono de mi esposo y mío. La presión que tienen los chicos ahora por tener "su propio teléfono" es enorme. Mi hijo tiene 9 años, le encanta jugar Minecraft, geometría dash, y otros así... casi cada semana nos dice que sus compañeros tienen sus teléfonos y el no. Hablamos y le explicamos por qué su papá y yo creemos que aún no es el momento que tenga su teléfono y en casa ha sido un reto tener límites de los electrónico para toda la familia. Comparto el link sobre la web de Google dirigida a niños http://www.scarymommy.com/kiddle-search-engine-launched-by-google-is-for-kids/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el enlace! no lo había oído. Creo también que la presión de otros compañeros es grandísima! Sin duda conversar y explicar nuestras razones siempre es lo mejor. Gracias Jahaira! Abrazos =)

      Eliminar