Consejos para padres por el Dr. James C. Dobson

6/4/16







Estoy leyendo por no-sé-cuánta vez el libro La paternidad no es para cobardes (Parenting isn´t for cowards) del Dr. James C. Dobson. Este libro trata la paternidad basándose en que los niños nacen con un tipo determinado de carácter en el que los padres podemos influir, pero del que, en ninguna manera, podemos sentirnos culpables o responsables. Y esto es algo nuevo porque, en general, los padres (y muy especialmente las madres) hemos sido durante años culpadas y responsabilizadas por absolutamente todo lo que nuestros hijos hacen o no hacen. Lo que este libro sostiene es que, si bien hay cosas de las que somos responsables, no podemos decidir por nuestros hijos y, por tanto, no somos “culpables” de todo, lo cual me parece un enfoque nuevo, sano y constructivo.



Quiero compartir algunas de las cosas que dice este libro, especialmente los consejos que el Dr. Dobson da para los padres de niños pequeños y los padres de adolescentes que, a su juicio, son las dos etapas más conflictivas en la vida de nuestros hijos.


Consejos para padres de niños pequeños:

1. Decide amar y preocuparte por cada uno de tus hijos de igual forma, sin importar su carácter.

2. Evita toda comparación. Resiste la tentación de comparar a tus hijos entre sí o de hacerlo con otros hijos. Cada familia es diferetne, cada hijo es diferente.

3. Toma las riendas de la autoridad a edad temprana y ejerce un liderazgo constante en la vida de tu(s) hijo(s).

4. No permitas que desarrollen hábitos que lleven a la rebeldía, el desafío de la autoridad y la falta de respeto.

5. No seas opresivo. No utilices técnicas demasiado rígidas para criar a tu(s) hijo(s). La disciplina debe ser impartida a la manera bíblica, en amor y firmeza, no en ira o frustración.

6. Trátalos con respeto. Esa es la única forma de que te respeten a ti. Recuerda que respeto y temor son cosas diferentes.

7. Habla con ellos y pon atención a sus palabras. Enséñales a verbalizar sus sentimientos y frustraciones.

8. Ve dándoles poder de decisión a medida que van creciendo: qué se van a poner, cómo se quieren peinar, qué quieren comer, qué actividades quieren hacer...

9. Mantén el sentido del humor.

10. Provéeles de fundamentos firmes para su fe en Jesucristo. Esta es tu función más importante como padre:
- Enséñales con tu ejemplo: que te vean orando, leyendo la Biblia, yendo a la iglesia... involúcralos en tu vida espiritual.
- Recuerda que algunos niños son más sensibles que otros con respecto a las cosas espirituales y debes permitirles avanzar a su ritmo.
- Aprovecha cada oportunidad para hacer referencia a Jesús y nuestra fe
- Léeles la Biblia, cuéntales las historias y háblales de los personajes de la fe. Memoriza con ellos, haz actividades o manualidades...
- Es importante que los niños aprendan desde temprana edad sobre el amor y la misericordia de Dios, pero también lo es que aprendan sobre la ira y el juicio de Dios. Enséñales a reconocer el pecado y sus consecuencias.

Consejos para padres de adolescentes:

1. Comprende los cambios físicos que están sucediendo. Estos cambios hormonales y bioquímicos afectan, no sólo a su cuerpo, sino también a su cerebro. Infórmate todo lo que puedas sobre esta etapa de su vida para poder afrontar esos cambios y ajustarte a ellos.

2. Ayúdales a reforzar su autoestima con palabras positivas de aliento. Da consejos, no juicios.

3. Habla y escucha. Trata de entender lo que le está sucediendo a tu hijo. A veces eso no es fácil, suelen cerrarse y no querer compartir contigo. No dejes de intentarlo. Háblales aunque parezca que no te escuchan.

4. Tenlos en movimiento. El aburrimiento es peligroso. No permitas que tengan gran cantidad de tiempo libre, ellos encontrarán formas de llenarlo por sí mismos. Ayúdales a involucrarse en la iglesia, deportes, actividades académicas, música o cualquier hobby que puedan tener (pintura, escalada, lectura...)

5. Mantén a tu(s) hijo(s) en tu equipo. No pelees absolutamente por todo, cede en cosas que no tengan mucha importancia o que no comprometan valores morales y reserva la artillería para confrontaciones mayores.

6. No te alejes emocionalmente de tus hijos aunque ellos te alejen a ti. Debes estar para ellos. Recuerda que la mayoría del tiempo ellos mismos no entienden sus sentimientos ni lo que está pasando en su vida.

7. No dejes que la ira dure mucho tiempo. Da el primer paso para la reconciliación.

8. No estés quejándote todo el tiempo de cómo se comportan, qué hacen, cómo son... tan solo vas a crear sordos selectivos. Mantén lo más abiertos posibles los canales de comunicación entre tu(s) hijo(s) y tú.

9. Trátalos con respeto, aunque haya que disciplinarlos o castigarlos.

10. Prepárate físicamente para todo lo que se requiere a la hora de apoyar y educar a un adolescente. Reserva tu energía y sé sabia con el manejo del tiempo para que puedas estar con tu(s) hijo(s) en las mejores condiciones posibles. No permitas que la fatiga te lleve a reaccionar igual que el adolescente.”

¿Qué te parecen los consejos? ¿Crees que son útiles y aplicables? Yo añadiría uno más para ambas edades que, si bien no es dicho de forma explícita por el Dr. Dobson, puede extraerse de cada página de este libro: Ora por tus hijos siempre y ora por ti, para que puedas ser la mejor madre que puedas ser para ellos.

Contenta en Su servicio,

Edurne

5 comentarios:

  1. Me siento identificada con la introducción de tu artículo, tengo niños pequeños ambos de voluntad firme y es muy frustrante para mi muchas veces lidiar con ello, sobre todo cuando me responsabilizan de las actitudes que tienen, pero los amo con todo el corazón y le pido a Dios su guía para la crianza de mis hijos,tendré en cuenta éstos consejos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén! Sólo con la ayuda de Dios podremos hacerlo Raquel! Un saludo =)

      Eliminar
  2. Gracias Edurne es de bendición

    ResponderEliminar
  3. Gracias Edurne es de bendición

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7/4/16 8:51

    creo que el error mas grande de nosotros los padres es creer que podemos asumir la crianza de nuestros hijos sin ninguna guía ni conocimiento y aun cuando la biblia es nuestro manual de vida muchas veces descuidamos el rol de padres creyendo que lo hacemos bien y nos damos cuenta cuando las cosas ya han avanzado a qui te doy 9 pasos para la crianza de los hijo:
    1 estimula la autoestima de los hijos
    2 reconocer las buenas acciones que hace
    3 establecer limites y coherencia con la disciplina
    4 hacer un tiempo para los hijos donde el niño comparta tiempo solo con su padre y solo con su madre y en familia esto ayuda a reforzar la relación con cada uno de ellos y a conocer a nuestros hijos pues centramos nuestra atención solo en el ya que los hijos se cienten mas cómodos con uno de los padres y teniendo este tiempo comparten cosas que no lo hacen comúnmente busca cosas que les guste hacer a los dos con mi hija tenemos tarde de mujeres en las cuales me cuenta muchas cosas que no sabría si no hiciera esto con ella no importa la edad que tenga podrás conocerlo mas
    5 sea un modelo a seguir
    6 hacer de la comunicación una prioridad las preocupaciones que tienen nuestros hijos son tan importantes para ellos como las nuestras para nosotros no le reste importancia a ellas permita que el niño las resuelva pero siempre apoya lo permita que el niño se equivoque pero ayude le a retomar el camino
    7 estar dispuesto adaptarse a diferentes estilo de crianza ahondar en el tema utilizar herramientas como libros, profesionales etc
    8 demuestre amor incondicional de manera sana( no sea permisivo ni manipulable)
    9 seamos consientes de las necesidades y limitaciones que tenemos como padres

    ResponderEliminar