Encontrando sabiduría - Santiago (7)

8/4/16




Antes de comenzar…

     -       Puedes descargar estas hojas con los versículos de hoy, las preguntas de reflexión y espacio para tus notas.  
     -       Ora para que el Espíritu Santo hable verdad y sabiduría a tu corazón a través de los versículos que vamos a estar estudiando
     -       Lee Santiago 3:13-18 varias veces. Anota aquellas palabras, ideas o versículos que más llamen tu atención y escoge al menos un versículo para memorizar durante la semana.
     -       Repasa los estudios anteriores y asegúrate de que has comprendido e interiorizado todos los versículos antes de seguir adelante.

__________________________________

¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

La sabiduría era algo importante para los judíos… y también para nosotras ¿cierto? Creo que es una de las cosas que más le pedimos a Dios: “Señor dame sabiduría para poder hacer esto, para entender esto, para saber qué hacer en esta situación…”. Necesitamos sabiduría todos los días.

Los judíos sabían que no era suficiente tener conocimiento, sino que era necesario tener sabiduría para para ser capaces de usar ese conocimiento de manera adecuada.

Proverbios 4:7

Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría;
Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia.”


Santiago sigue con su exhortación a aquellos que quieren ser maestros en la iglesia, tal y como vimos la semana pasada. El conocimiento nos permite tomar las cosas por partes, pero la sabiduría nos permite poner las cosas juntas y poner en relación la verdad de Dios con nuestra vida diaria.

Estoy segura de que has escuchado un montón de enseñanzas y predicaciones en las que se han dicho muchas cosas maravillosas, pero que han fallado a la hora de contarnos cómo aplicar todo eso a nuestra vida. Ese es el conocimiento sin sabiduría.

Warren Wiersbe en su libro Be Mature contraste la sabiduría verdadera y la falsa en tres aspectos diferentes:

1. En sus orígenes (3:15, 17a)

La verdadera sabiduría viene de lo alto, una sabiduría celestial que viene de Dios y una falsa que proviene de abajo, hecha por el hombre y que no viene de Dios. Cualquier cosa que no venga de Dios, está destinada a fallar.

La Biblia está llena de ejemplos de necedades humanas: desde la torre de Babel, al viaje de Abraham a Egipto, pasando por poner a David la armadura de Saul o por comenzar el viaje a Roma en barco en contra de la opinión de Pablo en Hechos 27.


Santiago 3:15

porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.”



2. En su forma de actuar (3:13-14, 17)

La sabiduría de Dios opera de manera diferente a la del mundo porque se originan de fuentes radicalmente diferentes. ¿Cuáles son las evidencias de una sabiduría falsa?

Celos amargos

Contención

Jactancia

Mentira


Por el contrario, las evidencias de una sabiduría real, espiritual, son:


Pureza
Paz
Amabilidad
Benignidad
Misericordia
Buenos Frutos
Seguridad


3. En el resultado (3:16-18)

El origen determina el resultado. La sabiduría del mundo produce resultados mundanos; la sabiduría espiritual produce resultados espirituales.

Sabiduría del mundo - v. 16 "donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa"

Una razón por la que el mundo está sumido en el desastre generalizado en el que vivimos es porque los hombres han rehusado aceptar la sabiduría de Dios. 

Puede parecer algo bueno en el momento, pero, en el día del juicio, se quemará.

Lo mejor que podemos hacer a la hora de medir nuestros ministerios es hacerlo por la Palabra de Dios, no por nuestra sabiduría humana. Los pleitos entre creyentes, las divisiones, la ausencia de pureza y paz… todo tiene como base la ausencia de sabiduría divina.

La sabiduría de Dios produce bendición (v. 18). No solamente para nosotras, sino también para las demás. La sabiduría da fruto. Y ese fruto es aplicable a nuestra propia vida y también a la vida de las personas a nuestro alrededor. 



Proverbios 3:13

Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia



__________________________________

Preguntas de Reflexión:

1. ¿En qué tres aspectos contrasta Santiago la sabiduría verdadera de la falsa?
2. Da algunos ejemplos bíblicos de necedad humana. Busca algún versículo que contraste la sabiduría con la necedad y analízalo (hay un montón en el libro de Proverbios).
3. ¿Cuál es la diferencia entre el conocimiento humano y la sabiduría de Dios?
4. ¿Cuándo podemos decir que la sabiduría divina está en acción? ¿Qué vemos (y qué no vemos) en la vida de esas personas?
5. ¿Cuáles son las evidencias de una fe falsa (Santiago 3:13-18)?
6. ¿Qué evidencias de la sabiduría humana te gustaría ver desaparecer de tu vida?
7.  ¿Qué evidencias de la sabiduría divina te gustaría ver más en tu vida?
8. ¿Cuáles son los resultados que produce la sabiduría humana? ¿Cuáles produce la sabiduría humana?


__________________________________


Al terminar el estudio:

- Revisa tus notas sobre lo que has aprendido en el estudio de hoy. ¿De qué manera puedes aplicarlas a tu vida?
- Toma un tiempo para estudiar y analizar tu vida. ¿Qué prima más? ¿La sabiduría humana o la divina? ¿Qué tienes que hacer para que la sabiduría de Dios sea lo que rige tu vida?  



Contenta en Su servicio,


Edurne


La próxima semana - Resistiendo al diablo – Santiago 4:1-12


Anteriormente en la serie -  


No hay comentarios:

Publicar un comentario