Esclava por amor






Si compras un siervo hebreo, seis años servirá, pero al séptimo saldrá libre, de balde. Si entró solo, solo saldrá; si tenía mujer, su mujer saldrá con él. Si su amo le dio una mujer, y ella le dio hijos o hijas, la mujer y sus hijos serán de su amo, y el saldrá solo. Pero si el siervo dice: ‘Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos; no quiero salir libre’, entonces su amo lo llevará ante los jueces, lo arrimará a la puerta o al poste, y le horadará la oreja con lesna. Así será su siervo para siempre
Éxodo 21:2-6

 

En la Biblia se menciona la figura del esclavo por amor, ese que se sentía amado, valorado, cuidado, protegido, al abrigo de su amor. Su corazón rebosaba de cariño por su señor y decía: “Yo amo a mi señor, no quiero ser libre.”


¿Cómo es posible que un esclavo decida por voluntad propia renunciar a su libertad y continuar viviendo bajo el yugo de esclavitud? ¿Qué significa ser una sierva del Señor? ¿Qué implicaciones tiene para nuestra vida?

Hoy estoy como invitada en Creciendo Juntas, pincha aquí para leer el artículo completo. 


Contenta en Su servicio, 

Edurne

 



Comentarios

  1. Bendita esclavitud en Cristo que me ha liberado de todo lo malo, dándome vida en abundancia.
    Gracias le doy a Dios por su bendita palabra.
    Y también por su sierva Edurne.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario