Mujer virtuosa – Conocida por sus frutos

30/5/16






Proverbios 31:31

Dadle del fruto de sus manos,
Y alábenla en las puertas sus hechos


¡Este recorrido por la vida de la mujer virtuosa en Proverbios 31 ha sido emocionante! Durante este mes hemos podido recabar información valiosísima sobre qué significa ser una mujer virtuosa y cómo podemos llegar a serlo nosotras en nuestro siglo XXI.


En el día de hoy, finalmente, vemos a esta mujer siendo elogiada. La alabanza viene por sus hechos. Y es que, como hemos visto, esta mujer virtuosa no se quedaba quieta, sino que era una mujer de acción. Era una mujer de obras, no de palabras. 


Santiago 1:22

Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.”


La mujer de Proverbios 31 sabía que las acciones hablan más alto que las palabras. Era consciente de que estaba puesta en el lugar en el que estaba para llevar fruto. Y gracias a su estrecha relación con Dios, podía dar cuenta de un fruto que permanecía (Juan 15:1-17), de obras que tenían propósito y significado (Efesios 2:10).


Una mujer virtuosa sabe que no hay tarea demasiado “pequeña” cuando lo que se hace busca glorificar a Dios. Es una mujer que tiene claro lo que significa la palabra servicio, que decide poner a los suyos por delante de todo lo demás y que tiene claro que Dios es un Dios que ve la excelencia con la que se esfuerza cada día por su familia y por las personas que la rodean. 


Me encanta que esta descripción que la madre del rey Lemuel hace de la esposa piadosa que debe buscar termine así, diciéndole: “¡dale crédito por lo que hace!”. En muchas ocasiones, especialmente aquellas que no trabajan fuera del hogar, sentimos que nuestro esfuerzo diario pasa desapercibido. ¡Y qué necesario es que de vez en cuando nos digan “¡buen trabajo!” o “gracias por el esfuerzo”. Esta madre instruye a su hijo en eso, en lo hermoso de reconocer en la que será su esposa el esfuerzo con el que saca adelante a su familia.


Pero una mujer virtuosa sabe que aunque ese reconocimiento no llegue o sea escaso, Su Padre celestial ve cada esfuerzo, cada lágrima, cada punzada en el corazón, cada hora de desvelo. Y sabe también que, porque está invirtiendo en lo eterno al servir a Dios por medio del servicio a su familia, la recompensa también será eterna. 


Mateo 25:23

Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”


Bien buen siervo y fiel.

En lo poco has sido fiel.

Bravo mujer. Bien, querida hermana. En lo poco eres fiel. Tu labor no pasa desapercibida. Sigue adelante sin desmayar porque, en su tiempo, recogerás los frutos de tu esfuerzo. 


Gálatas 6:9

No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos



Para pensar: En nuestra sociedad moderna pensamos muchas veces que una mujer solo se puede “realizar” por medio de una carrera exitosa. Hay mujeres que son llamadas al éxito laborar y es así como encuentran sentido, propósito y plenitud en su vida y hay mujeres que no. Hay mujeres que son llamadas, de manera temporal o permanente, al trabajo dentro del hogar ¡y que allí encuentran sentido, propósito y plenitud en su vida!


En nuestra forma moderna de ver las cosas, muchas veces vemos a una mujer con talento o una mujer con estudios que decide quedarse en casa y dejar un trabajo y pensamos “qué desperdicio, qué lástima que no pueda usar ese talento que tiene”.


¿Quién dijo que no lo puede usar? ¿Quién dijo que solo el trabajo fuera del hogar llena el alma de una mujer? Dejemos de menospreciar las elecciones de otras mujeres. Dejemos de tirar por el suelo a otras que toman decisiones que nosotras no tomaríamos. Comencemos a apoyarnos como lo que somos: hermanas en Cristo que quieren vivir una vida agradable ante los ojos de Dios, que quieren ser obedientes al llamado de Dios a sus vidas.


Que nuestros llamados sean distintos no nos hace a unas inferiores y a otras superiores. Nos hace, simplemente, diferentes. Cada una de nosotras es única y especial y somos virtuosas cuando hacemos, con excelencia, con gozo y tesón, exactamente aquello a lo que el Señor nos llama en cada momento de nuestra vida.



Contenta en Su servicio, 
 
Edurne
______________________________________
 
Otros artículos de la serie "Mujer Virtuosa"

1. Joya rara y preciosa 

2. Corona de su marido




4 comentarios:

  1. Que hermoso gracias por compartir y tomarse el tiempo para ser de bendición para otras....que Dios la bendiga y le siga dando sabiduría para seguir escribiendo gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Edurne, cuanto ánimo me transmiten las palabras que claramente oigo a mi Dios diciendome por tu intermedio. Gracias por elegir servir a Dios también de esta manera, animando a la distancia a hnas en Cristo. Bendiciones abundantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jenny!! Bendiciones y un abrazo a la distancia =)

      Eliminar