Mujer virtuosa - Joya rara y preciosa

2/5/16






Proverbios 31 es un pasaje conocidísimo por la mayoría de nosotras. Un pasaje que hemos leído y estudiado una y otra vez… y que muchas veces nos ha deprimido porque nuestras vidas no llegan a la perfección de esa mujer virtuosa ideal descrita.

Sin embargo, las cualidades de esta mujer de Proverbios 31 deben servirnos como inspiración para convertirnos, nosotras mismas, en mujeres virtuosas.

La intención de esta serie es que podamos darle una mirada moderna, actual a este pasaje. ¿De qué manera esta mujer de hace tantos siglos se relaciona con nosotras, mujeres del s. XXI? ¿Sigue vigente la enseñanza que ella nos deja? Yo creo que sí, que su mensaje y su enseñanza siguen siendo aplicables a la actualidad.

No solamente siguen siendo aplicables para nosotras las enseñanzas que sacamos de esta mujer, sino que son más necesarias que nunca.

Es por eso que durante este mes de mayo publicaré en el blog en los días habituales (lunes, miércoles y viernes), devocionales breves por medio de los cuales podamos ver el valor de esta mujer y aplicar los principios que ella enseña a nuestra vida.

¡Comencemos a conocerla!
________________________________



Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. – Proverbios 31:10



¿Quién la hallará?

Es una pregunta que expresa, en realidad, la idea de “¿¡quién tendrá la dicha de encontrarla!?”. Y es que, una mujer virtuosa es una mujer de fuerza, eficiencia y capacidad, una mujer de gran firmeza y fortaleza moral. Es una mujer que teme a Dios, ama la verdad y odia el pecado.

Una mujer virtuosa es difícil de encontrar, sí… pero muy fácil de reconocer. En una sociedad en la que muchos creyentes pasan desapercibidos para no ser considerados “raros” o “anticuados”, una mujer con esas cualidades de carácter va a resaltar entre la multitud, precisamente por lo inusual de un carácter que vive de acuerdo a la Palabra de Dios sin importar lo que otros puedan pensar de ella.

Esta mujer es, por su rareza, por la dificultad de encontrarla, mucho más valiosa que las piedras preciosas. Ninguna joya que se te pueda venir a la mente, ninguna posesión material por importante que sea, tiene más valor que ella.

Cuando un joyero quiere examinar una joya para ver su valor saca una lupa de aumento para poder ver detalladamente las perfecciones y las fallas de esa joya, las cosas que, a simple vista, no pueden ser tasadas. Sin la lupa, dos joyas pueden parecer iguales. Sin la lupa de la Palabra de Dios, dos mujeres pueden parecer iguales. Pero cuando ponemos la lente de aumento en sus vidas, podremos encontrar la diferencia.

Una mujer virtuosa es una mujer de gran valor para Dios, para su esposo, para sus hijos, para su casa, para su comunidad. Pero no se queda solamente en eso. Casada o no, con hijos o no, tu influencia como mujer virtuosa se extiende mucho más allá. Se convierte en una marca de vida, en una mujer que vive teniendo a Dios en el primer lugar de todo y dejando que Él ordene todo lo demás.


“La mujer virtuosa es un raro tesoro, un tesoro inusual, distinto, excepcional, extraordinario, superlativo. Pero de acuerdo a Dios, el Autor de toda belleza, tú y yo podemos convertirnos en todo lo que ella es.” – Elisabeth George, Beautiful in His Eyes


La definición de virtud no ha cambiado en estos siglos. Dios todavía quiere que aprendamos a ser mujeres virtuosas, mujeres que temen a Dios, honestas, modestas, que trabajan duro.

¿Estás dispuesta a aceptar el reto de convertirte en una mujer virtuosa aunque eso te suponga destacar (a veces de manera negativa) en medio de una sociedad en decadencia? ¿A ser esa joya de valor que ilumina con su brillo tanta oscuridad? 


Para pensar:

Una mujer virtuosa es una mujer a la que no le importa ir contra corriente, que no se rige por las normas impuestas por la sociedad. Una mujer a la que le importa agradar a Dios con su vida, no al ojo humano.

Piensa por un momento en tu propia vida. ¿Estás llevando una vida que agrada a Dios? ¿Estás diluyéndote en una sociedad que no teme a Dios y que se rige según sus propias normas? ¿Saben las personas que te rodean (familia, amigos, compañeros de trabajo, vecinos…) que eres creyente? En caso afirmativo, ¿tus acciones, tus palabras y tu forma de vivir están de acuerdo a lo que dices ser?

Toma un tiempo en oración analizando todo esto y pidiendo a Dios que hable la tu corazón y te muestre aquellas cosas que te están impidiendo ser una mujer virtuosa. Y después… ¡ponte manos a la obra!


Contenta en Su servicio,

Edurne




7 comentarios:

  1. Gracias, Dios te bendiga hermana. Gracias por tu tiempo, siempre que puedo leo tus mensajes que edifican mi vida en Cristo. Bendiciones!!

    ResponderEliminar
  2. Tengo poco tiempo leyendo sus estudios y he encontrado estudios centrados en la biblia. Le doy gracias a mi Padre por estos recursos tan valiosos para nosotras. Muchas bemdiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro de que te sirvan Lucrecia. bendiciones!

      Eliminar
  3. Hola Edurne , gracias por tus devocionales , me sirven de mucho , en mi vida antes de Cristo era una mujer que aborrecía muchas cosas de una mujer virtuosa, hoy tengo dos hermosos niños y me ha costado dejar ir todo lo que la sociedad piense de mi para dedicarme a ellos , pues se que Dios me ha llamado para educarlos en su propósito , hay veces en que no puedo seguir y no le dedico tiempo al Señor , esta son mis fallas , y mi pareja no es cristiana ( conocimos a Cristo tiempo después de tener nuestro primer bebe ) y aun no somos casados y me da mucho miedo equivocarme si me caso con él ya que no toma ninguna iniciativa en buscar al Señor y mi error es no orar por él más seguido , me aburro fácil con los niños y soy un desastre en la casa ...pero confio en que el Señor me sacará de esto ,asi como me hizo entender que debo estar en mi hogar y es un hermoso privilegio :) , Asi que he decidido comenzar con esta Serie :) ...Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  4. dios le bendiga sierva los estudios que dios le da son realmente de mucha bendicion que el senor la bendiga y la siga usando mas para su honra y su gloria

    ResponderEliminar
  5. Qué maravilloso trabajo el suyo, me encanta esta página. Dios la siga usando poderosamente, un recurso es mejor del otro. Grandes cosas hace Dios a través de un corazón dispuesto a servirle

    ResponderEliminar