Mujer virtuosa – Mujer esforzada

11/5/16








Proverbios 31:17, 19

Ciñe de fuerza sus lomos,
Y esfuerza sus brazos.
Aplica su mano al huso,
Y sus manos a la rueca.


Esta mujer virtuosa tiene el encargo divino de edificar su hogar (Proverbios 14:1). Hemos visto que se mantiene ocupada, que trabaja dentro y fuera del hogar y que aprovecha bien el tiempo.

Pero es que, además de eso, hoy vemos que es una mujer que se esfuerza, que pone tesón en su labor y trabaja arduamente. No es de las que deja las cosas para después, sino que acomete sus tareas con decisión y vigor.

Esta mujer es fuerte en lo físico, en lo emocional, en lo psicológico y en lo espiritual.



Ciñe de fuerza sus lomos,
Y esfuerza sus brazos.


Hace tres mil años, cuando se escribió este poema, las mujeres (y los hombres) llevaban vestimentas sueltas. Para realizar labores físicas, debían subirse el vestido y asegurarlo, ceñirlo, con una especie de cinturón. Solo así tenían la libertad de moverse para hacer sus tareas, especialmente las que suponían un esfuerzo prolongado.

Era una acción similar a la de subirse las mangas y ponerse manos a la obra, un incentivo tanto físico como psicológico para comenzar a trabajar.

Parte de su fuerza viene de su elección de comprometerse con el trabajo duro. Ceñirse de fuerza revela que esta mujer virtuosa está motivada para hacer su trabajo y preparada para la acción.

Proverbios 13:4

El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada.”




Aplica su mano al huso,
Y sus manos a la rueca.


El huso y la rueca eran elementos que se usaban para convertir la lana de la oveja en hilo para poder usarla después para hacer ropa, tapices… Y quizás tenemos una imagen romántica de la rueca por las películas o los cuentos, pero no era un trabajo tan placentero ni tan fácil como, en apariencia, podemos pensar.

Hacía falta mucho esfuerzo, diligencia y trabajo duro para procesar la lana y era este un trabajo monótono, que consumía mucho tiempo y nada “glamuroso”. Y, si alguna vez has visto una oveja y te has fijado en su lana… no tiene nada que ver con los bellos hilados que tenemos al final, lo que nos indica que hace falta un proceso largo y complejo para procesarla.

Los tiempos han cambiado. En nuestro siglo XXI ya no tenemos que hilar ni procesar la lana nosotras mismas. Sin embargo, todos los días hay tareas más o menos placenteras que tenemos que hacer.

Te confieso la que a mí más me cuesta: planchar. ¡Es que solo de pensarlo se me quitan las ganas!

En el capítulo anterior hemos visto que esta mujer virtuosa tiene ética del trabajo. Ahora vemos que no solamente está dispuesta a trabajar, sino que está más que dispuesta a trabajar duro y a esforzarse en tareas que, quizás no le gusten del todo, pero que sabe son beneficiosas para toda la familia.

Una mujer virtuosa es, por tanto, una mujer que no le tiene miedo al trabajo duro, que se sube las mangas y se pone a hacer aún las tareas más ingratas con los ojos puestos en Jesús, sabiendo que su esfuerzo contribuye en gran manera a la marcha de su hogar.


se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido.”

Juan 13:4-5

¿Qué trabajo más ingrato que ponerse a lavar los pies embarrados y sucios después de un largo día de caminar de un lado a otro? Jesús no tuvo ningún reparo en hacerlo. Nosotras debemos seguir Su ejemplo y esforzarnos aún en esas tareas que son difíciles o que, incluso, no nos gusta hacer.

Aunque sea planchar.


Para pensar:

Si bien nuestra época moderna ha simplificado en gran medida las tareas del hogar, quizás haya cosas que aún te cueste hacer. O tal vez te cuesta hacer otras cosas como cuidar de los niños, de tus padres ancianos, realizar un trabajo fuera del hogar que no cumple tus expectativas… Sea lo que sea que te esté costando hacer hoy, toma la decisión de seguir el ejemplo de Cristo y esforzarte por llevarlo a cabo de la mejor manera posible. Cuando estés pensando en lo poco que te gusta lo que tienes que hacer, recuerda a Jesús lavando los pies de Sus discípulos y cobra ánimo para realizar la tarea que Él te ha encomendado. 


Contenta en Su servicio,

Edurne




______________________________________

Otros artículos de la serie "Mujer Virtuosa"

1. Joya rara y preciosa 

2. Corona de su marido




No hay comentarios:

Publicar un comentario