Carácter cristiano - Romanos 12:12





gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración”
Romanos 12:12

Gozosos en la Esperanza
Sufridos en la Tribulación
Constantes en la Oración

¿Es posible tener gozo, sufrir y ser constante en algo al mismo tiempo? Sí. Solo en Cristo es posible.

Romanos 12:12 nos da acá tres características del carácter cristiano. Y, como siempre que Dios dice algo en Su Palabra, no son propiedades que algunos tienen y otros no, son rasgos de carácter que todos los creyentes en Cristo podemos tener.

Gozosos en la Esperanza

¿En qué esperanza? En la que Dios nos da cada día en Su Palabra. En cada una de Sus promesas, en que el Señor vuelve pronto, en que tenemos vida eterna y redención de pecados.

Nuestro gozo no viene de las cosas de afuera, sino de Cristo, de lo que hizo, hace y hará por nosotras. Nuestro gozo es eterno, no es efímero, sino que dura para siempre y no hay absolutamente nada que nos lo pueda quitar.


Sufridos en la tribulación

Predicando ayer sobre esto mismo en la iglesia el pastor decía que esta es una de esas partes de la Biblia que queremos borrar. Y así es. Cada vez que la Biblia habla sobre tribulación, sobre pruebas, sufrimiento… pasamos la página lo más rápido posible.

Nos gustaría que todo fuera fácil y bonito. Al fin y al cabo, somos hijas del Rey de reyes, ¿no? Somos coherederas con Cristo, ¿no es eso suficiente para que nuestra vida sea color de rosa?

Querida amiga, precisamente por ser hijas de Dios y coherederas con Cristo, es que pasamos y seguiremos pasando por pruebas. ¿En qué parte de la Biblia dice que todo va a ser fácil? ¿Qué versículo dice que no vamos a sufrir?

La Escritura dice exactamente lo contrario, dice que cuando la prueba venga…porque va a venir, Él estará con nosotras, Él nos ayudará en el proceso, El sostendrá nuestra mano hasta que ese sufrimiento termine.

Sufridos en la tribulación implica que, cuando los problemas vienen, debemos sufrir… bien.

¿De qué manera hacemos esto? No dejándonos llevar por nuestro dolor, nuestras quejas o nuestros reclamos a Dios, sino aceptando que nada sucede en nuestra vida que no haya pasado antes por Sus manos, dándole gloria por todo lo que pasa, teniendo la confianza en que todo tiene un propósito y nada escapa de la voluntad de Dios.

Constantes en la oración

Una vez más, la oración. Ese parece ser el tema recurrente en mi vida últimamente. Nuestra oración debe ser constante, debe ser una actitud, debe formar parte de lo que somos y moldear cómo queremos ser.

Alabar, dar gracias, pedir por otros, pedir dirección, pedir sabiduría, pedir por nuestras necesidades… no es algo de quince minutos a la carrera antes de ir a trabajar o de comenzar el día. Debe ser algo constante, una actitud, una forma de vida.


La próxima vez que te sientas triste o abatida… gózate en la esperanza que tenemos en Dios.
La próxima vez que estés en medio de la prueba…déjala en las manos de Dios y sufre bien, de la mano del Señor.
La próxima vez que te levantes de la cama… haz de la oración tu nuevo aliento de vida.

Contenta en Su servicio,

Edurne

Comentarios

Publicar un comentario