Incentiva la oración en tu hogar









¿Sabes por qué hablo tanto sobre la oración? Hablo tanto sobre la oración porque es mi mayor batalla. Me cuesta orar, me cuesta ordenar mi vida de oración, me cuesta orar con mi esposo y con mis hijos, por eso estoy siempre buscando formas y métodos que me ayuden a mejorar mi vida de oración y la de mi familia.

¿Por qué? Porque la oración es básica.

No la oración que a todas nos sale natural de: “¡Señor ayúdame!”. Esa oración de momentos desesperados, de miedos, incertidumbres y angustias nos sale a todas de manera natural. Para esa no necesitamos mucha ayuda.

Pero esa oración constante, día a día. Esa oración en la que, simplemente, hablamos con Dios de las cosas grandes y de las pequeñas; esa oración continua por las peticiones que aún no contesta; esa oración de intercesión por otras personas; esa oración dando gracias y alabando a Dios… cuesta.

Por lo menos a mí me cuesta.

Buscando, buscando, encontré tres maneras gráficas de compartir peticiones de oración que me gustaron mucho y me parecieron muy prácticas. Son ideas que podrían usarse en la iglesia, en grupos de estudio pequeños, en la escuela dominical con los niños… o, como yo lo voy a hacer, en casa.

Y lo voy a hacer en casa porque nunca dejo de intentar que la oración sea una rutina, algo que sí o sí esté presente en la vida de mis hijos. Me gustaría que crecieran con el hábito de orar todos los días, que, de forma natural, tengan la necesidad de hablar con Dios de manera constante.

Estas son solo tres de las muchas formas que hay de hacerlo. Voy a ir probándolas a ver cuál nos resulta mejor y después te cuento.

1. Sobres de oración



Esta es la primera que voy a probar. Es tan simple como una cartulina a la que se le pegan 5 sobres (puede hacerse con cualquier papel, tela, foamy…). En el sobre de arriba se meten tarjetas o tiras de papel y un lápiz. En cada sobre de abajo se pone un tipo de oración: alabanza, confesión, gratitud, petición. 

La idea es que cada miembro de la familia en este caso, tome un papel y escriba algo en una de esas cuatro categorías. Al final del día, todos se juntan para tomar un tiempo y orar por lo que se haya introducido en los sobres. 

En nuestro caso, solo mi hijo mayor sabe leer y escribir bien, así que los dos más pequeños necesitarán algo de ayuda. 

Me gusta porque ver el cartel ya me recuerda que tengo que orar y también porque da libertad como para ir compartiendo oraciones a lo largo del día cuando los miembros de la familia vayan teniendo tiempo.


2. Muro de oración



La idea aquí es usar post-its, los papelitos estos que se pegan de un lado (o un papel normal con un poco de cinta) para colocar peticiones de oración. Lo que me gusta de esto es que cada miembro de la familia puede tomar el papelito de otro y pegarlo en su habitación, su cuaderno, su puerta, el espejo… para acordarse de orar por la otra persona. Y puede añadir también su propio post-it con sus peticiones. 


3. Lleva tu petición a la cruz




Lo que más me gusta de esta es que es muy gráfica a la hora de enseñar a mis hijos el dejar los peticiones “a los pies de la cruz” en nuestro argot cristiano que a veces usamos y que no siempre comprenden. También me parece una magnífica ilustración de1 Timoteo 2:5 -

Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre



Lo que no me gusta tanto son los clavos en la pared, aunque podría funcionar si clavamos el cordel en una madera por ejemplo y las pinzas de ropa, que desaparecieron de las tiendas aquí en Ayacucho hace meses. Pero podrían usarse clips o alguna otra cosa para sujetarlos al cordel. De cualquier forma, súper fácil e ilustrativo.

¿Cuál te gusta más? ¿Usarías alguno? ¡Conversemos! ¿Tienes algún método especial para animarte tanto a ti como a los tuyos a la oración? Me encantaría que lo compartieras.

Contenta en Su servicio,


Edurne 


Comentarios

  1. Wow hermosas ideas, gracias bella Edu!!! y seguimos orando por uds! me encantaron als tres pero mas la tercera!!! es como dejar tus cargas ante los pies de Jesús y descansar en Él, confiar y buscarle con todo nuestro ser. ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás cómo te va si la usas Rachel! =)

      Eliminar
  2. me encanto el articulo. y confieso que también me cuesta orar, pero cada día deseo hacerlo mas y mas y mejorar en esto que es tan importante en la relación con Dios. Gracias por compartirlo!!!! en mi hogar solo somos mi esposo y yo pero igualmente los voy a implementar. el que mas me gustó fue el de los sobres! muchas gracias y bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo! qué bueno que te haya servido =)

      Eliminar
  3. me encanto el articulo. y confieso que también me cuesta orar, pero cada día deseo hacerlo mas y mas y mejorar en esto que es tan importante en la relación con Dios. Gracias por compartirlo!!!! en mi hogar solo somos mi esposo y yo pero igualmente los voy a implementar. el que mas me gustó fue el de los sobres! muchas gracias y bendiciones

    ResponderEliminar
  4. Dios te siga bendiciendo y aumentando tu creatividad, muy bueno,lo pondre en practica.

    ResponderEliminar
  5. Hola Edurne, Dios te bendiga. Me gustó mucho el post. También es una de mis dificultades el organizarme en la oración. Me gustó más la idea del sobre.Y creo que necesitamos con mi esposo orar más y hacerlo un hábito diario. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial!! ya me dirás cómo les funciona! Bendiciones :)

      Eliminar
  6. Hola Edurne, que alegría encontrar estas herramientas, y que bendición ver que inviertes tiempo sembrando estas semillas basadas en la palabra de Dios.
    Mi nombre es Jennifer y el próximo mes cumplo mi primer mes de casada, te saludo desde Arequipa, Perú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bendiciones Jennifer!! un abrazo a la distancia :)

      Eliminar
  7. muy buena idea !! voy a ponerlo en practica con mis hijos y los chicos de la iglesia, gracias y que Dios te siga dando sabiduría !!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario