3 Maneras de Mejorar nuestras habilidades como padres











Recibimos educación entre 12 y 20 años o más para prepararnos para el mundo laboral y para la vida en general, y, sin embargo, no recibimos educación para la tarea más difícil con la que nos vamos a encontrar: ser mamá o papá. Tenemos que ir aprendiendo. Hacemos algunas cosas bien y otras mal. Y más a menudo de lo que quisiéramos, tenemos la sensación de que estamos haciendo algo mal como padres.

La clave es aprender de nuestros errores. Aquí hay tres cosas sencillas en las que podemos enfocarnos y que pueden tener un gran impacto en la vida de nuestros hijos.


1. Da más ánimo que órdenes

Controlar el comportamiento de nuestros hijos es una de las tareas más difíciles respecto a la paternidad. Me encuentro a mí mismo diciendo “no” tantas veces que estoy comenzando a pensar que necesito aprender otros idiomas para dejar de repetirme. Con el tiempo, el poder del ánimo en el desarrollo de nuestros hijos se ha ido documentando (así como el efecto negativo de alabarles de forma desmedida). Ninguno de nosotros estará en desacuerdo con que debemos elogiar a nuestros hijos más de los que los criticamos. Ese elogio debe ser específico, personal, inmediatamente después del comportamiento exitoso y nunca seguido por un comentario negativo. Y nuestro ánimo tiene mayor impacto cuando lo acompañamos de un abrazo.

El pastor y autor Dave Stone dice: “En ausencia del ánimo, el desánimo prevalece. Si no estamos edificando a nuestros hijos, los estamos destruyendo por defecto. Una casa que se deja sola se caerá al suelo en pedazos.” (Fuente: How to Raise Selfless Kids in a Self-Centered World, Thomas Nelson, 2013)

También se ha dicho que los niños aprenden mejor cuando se les permite hacer cosas por ellos mismos. En lugar de estar todo el día mandándoles, deberíamos considerar más oportunidades para que ellos tomen sus decisiones dentro de nuestros parámetros. De esa forma, desarrollarán habilidades en cuanto a confianza y toma de decisiones que les beneficiarán más adelante.



2. Enseña más de lo que hablas.

Como padres, pasamos mucho de nuestro tiempo hablando a nuestros hijos sobre cómo deberían actuar. Y, generalmente, parece que nuestras palabras les entran por un oído y les salen por el otro.

El cineasta Martin Scorsese dijo una vez “Si alguien quiere llegar a los jóvenes a edad temprana y modelar sus mentes de forma crítica, debe conocer cómo expresar ideas y emociones de forma visual”.

Eso es porque la mayoría de los niños son aprendices visuales. De hecho, los estudios demuestran que más o menos el 65% del total de la población aprende de manera visual.

No solamente puedes decirles a tus hijos cómo actuar, tienes que mostrárselo. Deja que te vean ser educado y tener modales en la mesa, hablar con otros de forma respetuosa, pedir perdón, mostrar afecto, ser hospitalario, vivir una relación personal con Dios, ser generoso…


3. Ora más de lo que te preocupas

Para muchos de nosotros, la ansiedad es un problema constante. Nos preocupamos por todo – nuestros hijos, nuestro matrimonio, las finanzas, el trabajo… Pero Dios nos dice una y otra vez que pongamos nuestra cargas en Sus hombros, que oremos y confiemos en El (Mateo 6:25; 35; 11:28; Lucas 12:25; Juan 14:27)

Cuando se trata de nuestros hijos, hay una sola manera de librarnos de la preocupación: volvernos a Dios. Debemos recordar que nuestros hijos le pertenecen a Dios, no a nosotros, que Él nos los ha encomendado y que siempre debemos de buscar Su guía para criarlos.

No te desanimes, el único perfecto es Dios y Él nos va a ayudar. Todo lo que tenemos que hacer es pedírselo.

- Artículo original de Crosswalk.com

Contenta en Su servicio,

Edurne 

_________________________________________




 





Comentarios

  1. Muchas gracias, muy valioso tu aporte, y significativo. Asi es no hay escuela de padres, nos ayudan mucho estos consejos del Señor. gracias por ocuparte en compartir.

    ResponderEliminar
  2. Gracias querida Edurne, como siempre muy apropiado el comentario y muy necesario para algunas de nosotras.
    Pero quisiera pedirte un consejo, si es apropiado compartir este mensaje con una hermana (en la sangre) que últimamente ha tenido problemas con su mi sobrino de 19 años por su comportamiento, son creyentes, pero han tenido fuertes discusiones y han pasado el límite de la tolerancia y el amor cristiano.
    Le hablé, le hice ver que lo exortara con amor pero se enojó conmigo y no me habla, he dejado las cosas en manos de Dios y orando por ellos, gracias por su atención!!
    Olga Cano

    ResponderEliminar
  3. Hola, Dios las bendiga.. quiero decir que he empezado a utilizar estas herramientas para conocer mas de Dios y Dios hace milagros!! Cada día es un reto... algunas veces creo que lo supero, pero otros tengo que seguir trabajando, gracias por compartir

    ResponderEliminar

Publicar un comentario