4 formas de mejorar un mal día




¿Has tenido alguna vez un mal día?
¿una mala semana?
¿un mal año?

No sigo.

Yo sí. Muchos. Días o épocas en las que me he sentido inadecuada, en las que he sentido que mi vida no tenía sentido, en las que he visto que otros conseguían las cosas por las que yo había luchado hasta la extenuación. “Malas rachas” en las que todo sucedía demasiado deprisa o demasiado despacio o en las que, simplemente, nada sucedía. Épocas de bajones económicos, de enfriamiento espiritual, de enfermedad encadenada.

Ah sí. Siempre hay de esos.

Especialmente cuando decides hacer las cosas bien, cuando te decides a tener una relación más estrecha con Dios, cuando decides tomar buenas decisiones, cuando decides servir al Señor.

Sí, es ahí cuando los días malos llegan con más frecuencia.

Y es que cualquier cosa va a ser utilizada en tu contra para que te desanimes, para que sigas viviendo de manera anodina y en derrota, para que sigas calentando la banca de tu iglesia en lugar de tomar la decisión de vivir para Dios, a la manera de Dios, en el tiempo de Dios.

Sea cual sea la razón, si estás viviendo un mal día (o una mala década… que también pasa), te comparto 4 formas que te pueden ayudar a mejorarlo –


1. Recuerda que Dios está contigo

Aprovecha el mal momento para hablar con Dios, para contarle qué te pasa, cómo te sientes. Muchas de mis oraciones en los momentos malos reconozco que han sido reproches y “¿por qués?” teñidos con lágrimas. El Señor te ama, Él quiere estar contigo también en los momentos duros…pero a veces no le dejamos.

A veces preferimos alejarnos en lugar de acercarnos y esto es un error. El quiere estar con nosotras al atravesar el desierto, al cruzar las aguas impetuosas, al caminar sobre el fuego de la prueba.


Isaías 43:2

Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.


El quiere renovar nuestras fuerzas, llevarnos de la mano y guiarnos a cada paso del camino.

No permitas que el desánimo, los malos tiempos o los problemas te alejen de Dios. Al contrario, que sean un trampolín para llevarte cada día más cerca de Él.


2. Sé agradecida

La gratitud es la madre del contentamiento.

¿Hace cuánto tiempo que no das un vistazo a tu alrededor y das gracias por todo lo que tienes? Sí, lo sé, aun hay muchas cosas en tu lista de deseos, muchas otras por las que oras y muchas otras más que tu vecina tiene y tú no.

Pero, ¿te das cuenta de que esas actitudes te roban el gozo? ¿Que estar siempre buscando y anhelando todo lo que no tienes en lugar de dar gracias por lo que sí tienes te hunde cada día más en la profunda laguna del descontento?

Hebreos 13:5

 Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora;


Un corazón agradecido es un corazón contento. No un corazón resignado, ni un corazón que crea que no puede tener cosas mejores ni uno que desconfíe en que Dios puede darle aquello que anhela. No. Un corazón contento. Uno que reconoce la mano de Dios en su vida y que confía en que aquello que Dios le da en el momento en el que Él decide dárselo es siempre lo mejor.

Da gracias por lo que tienes. Da gracias por lo que no tienes. Da gracias por lo que vendrá. Da gracias por lo que Dios ha hecho en tu vida. Y deja que el contentamiento llene tu corazón.


3. Canta

¿No es lo tuyo? Oh, lo mío tampoco. Te lo aseguro. Dios me ha dado algunos talentos pero ¿el canto? No, ese lo reservó para alguien más.

Pero hay algo liberador en cantar. ¿No lo crees? Y en escuchar música. Recuerdo cuando era jovencita (e incoversa) escuchar con una amiga por horas el mismo disco (sí, soy de la época en la que todavía había discos de vinilo) de la misma cantante con el único propósito de llorar el mal de amores.
Escuchábamos. Cantábamos. Llorábamos y, al rato de hacer lo mismo, el “mal rollo” comenzaba a desaparecer.

La música tiene algo especial. Y más la música de alabanza, la música con un mensaje que te llega al alma, los himnos y cantos espirituales.


Efesios 5:19

hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;

¿Te sientes mal hoy? Canta. A pleno pulmón. Sin que te importe si lo haces bien o mal. Alaba. Escucha música que llene tu alma.


4. Haz algo que disfrutes

En los días malos, no podemos hacer maravillas, no, estamos en modo “supervivencia”. Es como que todo cuesta el doble, como que para todo necesitamos un esfuerzo extra, hasta para lo más simple.

Dedícate a hacer algo que te salga solo, algo que te inspire, algo que te llene. ¿Ese libro que llevas meses aparcado por falta de tiempo? Hazte un hueco para leerlo. ¿Ese estudio que estabas haciendo y que dejaste aparcado? Intenta terminarlo. ¿Esa bufanda que comenzaste a tejer y que no llegó ni a la mitad? Retómala.

A veces son las cosas más sencillas las que nos traen un mayor gozo. Un paseo, una tarde de poesía, unas risas con tus hijos o con tus nietos, un rincón en el que pintar, arreglarte, escuchar la lluvia… ¿Qué cosas sencillas te dan placer y ponen una sonrisa en tu boca? ¡Hazlas! Y disfrútalas.

Es en esos días malos en los que las cosas “pequeñas” adquieren gran valor.




¿De qué maneras prácticas transformas tus malos días? ¿Cómo sales de los días grises, de las malas épocas? Comparte en comentarios para que, entre todas, podamos ayudarnos.


Contenta en Su servicio,


Edurne



_______________________________________________________






Comentarios

  1. Hola Edurne, Gloria a Dios por este post que compartes, es de bendición. Estaba en unos de esos días o rachas malas, con poco ánimo y no encontrando sentido en una situación. Pero gracias porque a través de tus palabras nos das ánimos a muchas mujeres y lectores de tu blog. Dios te bendiga. Es cierto que los cantos nos ayudan bastante, ministran el alma. Y lo puedo sentir ahora, estaba deprimiendome por este día malo, pero siento más tranquilidad y quiero gozarme en medio de los días malos. Gloria a Dios. Un fuerte abrazo para ti, siempre leo tus post y soy bendecida. Eres un canal de bendición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén! gracias por compartir. Bendiciones!! :)

      Eliminar

Publicar un comentario