No sólo para tiempos de libertad

11/7/16







Este fin de semana, entre cortes de luz, fallas de internet y visitas inesperadas, leí una noticia que me dejó preocupada: Rusia ha hecho nuevas leyes que impiden compartir elevangelio fuera de las iglesias.

La ley llega a un extremo tal que limita la acción de los misioneros locales y extranjeros al denegarles las visas y los permisos para hacer su trabajo. No se puede entregar folletos, no se puede compartir el evangelio, abrir la Biblia o invitar a personas a una iglesia ni por internet, ni en la calle, ni siquiera en los hogares. Los locales que lo hagan enfrentarán penas de cárcel y los extranjeros que lo hagan serán deportados.

Si eso mismo sucediera aquí, yo no podría estar haciendo esto ahora mismo.
No podría tener este blog abierto.
No podría poner versículos en imágenes en Facebook.
No podría visitar a un enfermo en el hospital y orar con él sin permiso.
No podría invitar a nadie en la iglesia.
No podría dar un folleto por la calle.
No podría hacer reuniones de oración en mi casa.

¿Te das cuenta de hasta dónde llega esta ley? Es una vuelta a los tiempos más oscuros de la antigua Unión Soviética en los que el estado lo controlaba absolutamente todo y prohibía todo lo que tuviera que ver con Dios.

Lo que más me tocó fue, sin duda, la reacción de los creyentes rusos:


Mientras que los evangélicos de Rusia oran para que las leyes propuestas sean modificadas o vetadas, reconocen que han estado en la clandestinidad antes, y que van a estar dispuestos a hacerlo de nuevo: “Si se llega a aprobar, no vamos a dejar de adorar y compartir nuestra fe. La Gran Comisión no es sólo para tiempos de libertad”, afirmó Rakhuba.”


La Gran Comisión no es sólo para tiempos de libertad.

¿Qué haría yo en esa situación? ¿Qué harías tú?

¿Estarías dispuesta a seguir compartiendo tu fe sin importar las consecuencias?
¿Estarías dispuesta a seguir adorando aunque fuera en la clandestinidad?
¿Estarías dispuesta a arriesgar tu libertad por el Evangelio de Cristo?
¿A sufrir persecución?

2 Timoteo 2:3-9

Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.
Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.
Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente.
El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero.
Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo.
Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio, en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor;
mas la palabra de Dios no está presa.

Nosotros podemos estar presas, pero la Palabra de Dios no.

Y a eso están dispuestos estos creyentes, a que, aunque ellos estén presos, aunque sufran persecución, penalidades, ataques…la Palabra de Dios no está presa. La Palabra de Dios sigue corriendo, está viva en todo momento.

Oro, desde el momento en el que conocí la noticia, dando gracias a Dios porque vivo en un lugar en el que el Evangelio todavía puede compartirse libremente; También oro para que esta libertad continúe y por nuestros hermanos en Rusia y en todos los lugares del mundo en los que hablar sobre Cristo y compartir el Evangelio es un delito que puede llevarlos, en algunos casos, hasta la muerte.

Y mi pregunta para ti hoy es, no solo qué harías en la situación de estos creyentes rusos…

La pregunta es qué estás haciendo con tu libertad ahora.

Si me estás leyendo es porque también en el lugar en el que vives se puede compartir el Evangelio con libertad.

¿Lo estás haciendo? ¿Estás hablando de Cristo a otros? ¿Estás mostrando lo que Dios hizo contigo en tu vida? ¿Estás invitando a otros a tu iglesia? ¿Entregando folletos? ¿Usando las redes sociales para la gloria de Dios? ¿Compartiendo Su Palabra?

Si no lo estás haciendo… es el momento adecuado para comenzar.

La Gran Comisión no es sólo para tiempos de libertad. No. Con libertad o sin ella debemos cumplir con el mandato de ir y predicar el Evangelio. Pero especialmente, en libertad, debemos hacerlo. Hoy.

Contenta en Su servicio,


Edurne


*****Hablemos - ¿De qué maneras compartes a Cristo con otras personas? ¿Qué cosas sencillas puedes hacer en tu día a día para ayudar a que la Palabra de Dios corra y sea glorificada? ¡Deja un comentario!

____________________________________





 


9 comentarios:

  1. Que triste,tambien escuche sobre esa noticia y sentí mucho dolor... ¿qué hariamos en esa situación? Y qué hacemos en libertad? Me quedo en esta pregunta... graciad por tratar este tema. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me hizo pensar, te lo aseguro. bendiciones!!

      Eliminar
  2. Es un Gran lastima de que pase esto en muchos países pero debemos armarnos de valor y aprovechar cada Dia que él Señor
    Jesucristo nos da y si morimos predicador su Evangelio ya sabes que estaremos con El.
    Dios te bendiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén y amén! qué linda esperanza que tenemos en Él

      Eliminar
  3. Q lamentable.cada dia aumentan nuevas cosas difíciles.en nuestro México también y todos lados. Pero algo bueno de todo esto es q tenemos a nuestro Dios a nuestro lado.sigamos doblando nuestras rodillas.

    ResponderEliminar
  4. Mi amada Edurne. SABES QUE DONDE VIVIMOS AUN VEMOS LEJOS ESTA POSIBLIDAD, PERO SEGU COMO VAMOS CON ESTE GOBIERNO DE TURNO, ES ENMINNENTE TAMBIEN EL PROHIBIR PREDICAR A JESUCRISTO. LO QUE MAS ME ALEGRA Y ME ANIMA ES QUE CADA DIA CON ESTOS HECHOS, ESTA CERCA SU VENIDA. AYY NO PUEDO ESPERAR VER A MI SENOR. VEN PRONTO SENOR JESUS !!

    ResponderEliminar
  5. la major manera de compartir el evangelio es demostrar a los demas vivir como Jesus, como su character, su gracia y amor para los mas debiles, muchAS VECES NI SIQUIERA NECESITAMOS HABLAR DE JESUCRISTO SOLO CON OFRECER AMOR, AYUDAR, SOCORRER, ORAR, VISITAR, Y MAS QUE NADA CON NUESTRO BUEN TESTIMONIO LA GENTE SABRA QUE SOMOS DIFERENTES. CUANDO LO DESCUBRAN QUE SOMOS SEGUIDORES DE CRISTO , SE DARAN CUENTA QUE PORQUE ERAMOS DIFERENTES Y DIRAN " con razon que esta mujer actuaba asi, porque es una verdadera reprentante de CRISTO. "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! Yo me convertí por un testimonio, así de importante es cómo vivimos para el Señor!

      Eliminar