Rut- capítulo 2

17/8/16







En este capítulo 2 del libro de Rut tenemos a Noemí y a su nuera Rut en Belén. Noemí llegaba con el corazón destrozado después de haber perdido a su esposo y a sus hijos de manera trágica mientras estaban en Moab. Y Rut llegaba con el dolor de haber perdido a su esposo, pero también con el deseo de conocer a ese Dios de su suegra.

¿Alguna vez has llegado nueva a algún lugar? Quizás no has hecho un cambio tan drástico como Rut de cambiar de país, pero seguro que has vivido algún “nuevo comienzo”. Una nueva ciudad. Un nuevo trabajo. Una nueva carrera. Una vida nueva como recién casada. Tu primer día como mamá. El primer día en el que todos tus hijos salieron de casa… ¿recuerdas alguno?

Yo he tenido la oportunidad de vivir en varios lugares y siempre es emocionante la perspectiva de comenzar en un nuevo lugar a pesar de las circunstancias.

Recuerdo el día en el que llegué a Puerto Ayacucho. Esta última mudanza representaba un cambio en toda regla. ¿Cómo meter 29 años de vida en dos maletas? Es imposible, te lo aseguro. Lo intenté. Al final, después de intentarlo mucho, me vine, además de con la ropa, con mi vestido de novia, tres o cuatro libros que de ninguna manera podría haber dejado atrás, algunas fotos y una Biblia de estudio que me habían regalado.  

El viaje de Caracas a Puerto Ayacucho duraba por aquel entonces 14 horas. Y había que cruzar tres ríos en chalana (ahora solamente hay que cruzar el Orinoco así, sobre los otros dos ya han puesto puentes). Recuerdo que cuando comenzó a amanecer después de toda la noche en ese autobús que botaba de un lado a otro por los huecos del camino, tan solo veía campo y campo y más campo. Cruzamos una chalana. Más campo. Cruzamos otra. Más campo. Y yo pensaba “Señor ¿a dónde voy?”. Cruzamos la última chalana para poder cruzar el río Orinoco y ya no hubo más campo. Comenzó a verse la vegetación, las montañas, el verde. La selva. Selva, selva, selva. Y después, Puerto Ayacucho.

Cuando me bajé del autobús me dolía todo el cuerpo. Estaba cansada. Empapada por una gotera en el aire acondicionado del bus. Bajé entre empujones, sentí el vapor húmedo tan típico de la zona que te deja sin respiración, vi el lugar, tan diferente a cualquier cosa que hubiera conocido antes… y sonreí. Quizás no era el mejor lugar del mundo, pero era el lugar al que Dios me había llevado. Era mi lugar.

Seguramente por la cabeza de Rut no pasó jamás que tendría que comenzar de nuevo en un lugar distinto. Y menos que tendría que hacerlo sola. Pero Rut no había llegado a Belén por descarte o porque no tenía ningún lugar mejor al que ir. Rut había llegado a Belén en pos del Dios verdadero. A pesar de lo desesperado de su situación como viuda sin hijos, Rut tenía ánimo. Tenía esperanza. Y, sobre todo tenía al Señor de su lado.

Rut es la única mujer en la Biblia a la que se llama virtuosa de manera explícita (Rut 3:11). Y, conociendo Proverbios 31, una sabe que el listón de la virtud ¡está muy alto! En este capítulo ya comenzamos a atisbar algunos de los rasgos de carácter que la distinguen como una mujer virtuosa.


Rut era una mujer decidida y valiente

Rut 2:2 “y Rut la moabita dijo a Noemí: Te ruego que me dejes ir al campo y recogeré espigas en pos de aquel a cuyos ojos hallaré gracia. Y ella le respondió: Ve, hija mía.”

Rut no esperó a ver qué pasaba con ella y con su suegra. Decidió ir a un campo y recoger espigas como sustento para ambas mujeres. No conocía a nadie en Belén. No sabía ante quién hallaría gracia. No tenía seguridad de nada, pero igual fue.

Rut llegó al campo de Booz y espigó en pos de los segadores (Rut 2:3). Levítico 19:9-10 mandaba a los segadores en Israel no cosechar sus campos completamente. Ellos debían siempre dejar algo atrás y dejar también sin recoger aquello que se les cayera. Esto servía como ayuda para los pobres y necesitados que encontraban de esa manera algo para su sustento.

Josué 1:9

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en donde quiera que vayas

No somos decididas o valientes porque creemos que somos Superwoman o la mujer maravilla. Podemos ser decidas y valientes porque creemos en un Dios que estará con nosotras en cualquier situación que atravesemos. En un Dios que nos dará la fuerza, el valor y el aliento para continuar.


Aconteció que aquella parte del campo era de Booz, el cual era de la familia de Elimelec” (Rut 2:3). La mano de Dios en acción. Él siempre está haciendo algo aunque nosotras no seamos capaces de verlo hasta después.

Dios, en Su providencia maravillosa, guio a Rut al campo de Booz. Al campo del pariente de Elimelec que podía redimirlas (Rut 21). Booz no solo era pariente de Elimelec, sino que era un hombre rico. El término que se emplea aquí no se refiere necesariamente a riqueza material, sino que habla de que era un hombre con cualidades excelentes. Algo que, sin duda, vemos a lo largo de todo el libro.

Esa providencia también se ve en el hecho de que Booz apareciera justo en el momento en el que Rut estaba en el campo de manera que pueda verla e interesarse por ella (Rut 2:4-5).



Rut era una mujer humilde

Rut 2:7a “(Rut) ha dicho: te ruego que me dejes recoger y juntar tras los segadores entre las gavillas”.

Los segadores hablaron a Booz sobre la actitud humilde de Rut. Era su derecho entrar al campo y recoger espigas (Levítico 19:9-10). Si ella hubiera entrado al campo directamente y se hubiera puesto a recoger las gavillas no podrían haberla echado. Sin embargo. Rut hizo las cosas bien. Pidió entrar al campo y que le dejaran espigar. Y su actitud humilde no pasó desapercibida.

Isaías 66:2

Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla ante mi palabra.”

El Dios Creador del cielo y de la tierra, el Dios que formó todo lo que existe, el Dios por medio del cual tenemos vida, el Dios Todopoderoso, mira, está atento a aquel que es pobre y humilde de espíritu, a aquel que teme Su Palabra. Dios se involucra en la vida de aquellos que le temen y buscan una relación con Él.

¡Ah cuántas veces el orgullo se mete en medio de nuestra relación con el Señor! ¡Cuántas veces dejamos que nuestros planes, nuestra manera de hacer las cosas, nuestros gustos, nuestro sentido del tiempo interrumpan la obra de Dios en nosotras!

Dios quiere tu corazón. Dios puede obrar grandes cosas con un corazón humilde y rendido a Él. Pero el corazón orgulloso debe ser doblegado como un animal salvaje para que el Señor pueda llegar a usarlo.



Rut era una mujer trabajadora

Rut 2:7b “Entró, pues, y está desde por la mañana hasta ahora, sin descansar ni aun por un momento”.

Rut 2:17a “Espigó, pues, en el campo hasta la noche.”


Los segadores de Booz le dieron también el reporte de cómo ella había estado trabajando todo el día sin descanso. No estaba rogando por unas espigas. No estaba viendo a ver qué conseguía. Estaba trabajando y esforzándose para conseguir el grano que ella y Noemí necesitaban para su sustento.


Proverbios 31:17

Ciñe de fuerza sus lomos y esfuerza sus brazos

El trabajo duro, el esfuerzo, es una de las características principales de la mujer virtuosa reflejada en Proverbios 31. Todo lo que vayas a hacer, hazlo bien. No te quedes a medias. No estés rondando a la tarea que se te ha encomendado ni la dejes para más tarde. ¿Qué tarea te ha sido encomendada? ¿Qué trabajo tienes que hacer con esfuerzo? ¿Qué es eso que te cuesta hacer?

Para mí, sin duda, es el trabajo en el hogar, el cuidado de mi casa. Siempre a regañadientes, siempre con pocas ganas. Demasiadas veces haciendo lo mínimo imprescindible. No. No es eso lo que el Señor demanda de mí. La tarea encomendada, sea la que sea, debe hacerse con ánimo y dedicación. Al fin y al cabo, se nos dice que lo hagamos todo de corazón “como para el Señor” (Colosenses 3:3) y eso debe marcar una diferencia en nuestra manera de hacer las cosas.



Rut era una mujer generosa

Rut 2:18 “Y lo tomó y se fue a la ciudad; y su suegra vio lo que había recogido. Sacó también luego lo que le había sobrado después de haber quedado saciada y se lo dio.”

Rut no trabajaba solamente por ella. Trabajaba por ella y por Noemí. Todo lo que conseguía era para las dos. No se guardaba nada. No escondió su comida para más tarde ni se quedó con parte del grano. Rut dio con liberalidad y con generosidad.

Después de estar estos años viviendo con gente que apenas tiene nada, he podido vivir que las personas que menos tienen son las más generosas. Quizás sea porque saben cómo es acostarse con hambre o pasar frío o no tener cómo comprar unos zapatos. Quizás sea porque ellas mismas han sido bendecidas por otras personas y quieren devolver a otros el bien que les hicieron. Sea por la razón que sea, las personas que menos tienen dan con liberalidad y las personas que más tienen se lo suelen pensar dos veces antes de dar a otros.

Nosotras, tengamos mucho o poco, somos llamadas a dar y a dar con liberalidad.


2 Corintios 9:7

Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.”

Dar es un acto de obediencia y una cuestión del corazón. No depende de la cantidad de recursos que tengamos, sino de nuestra actitud. Dar siempre requiere un esfuerzo por nuestra parte. No damos de lo que nos sobra. Damos de lo que tenemos. Y confiamos en que Dios proveerá. Así es como el Señor bendice a sus hijos.

Nosotras somos las encargadas de sostener nuestra iglesia. Nosotras somos las encargadas de sostener a nuestros obreros que trabajan para el Señor. Con mi clase de escuela dominical recogemos todos los domingos una ofrenda misionera. Y todos los domingos les digo lo mismo: “nosotros, la iglesia, somos responsables de nuestros misioneros. Si nosotros los enviamos al campo, somos nosotros los que debemos velar por ellos.”

¿Te cuesta dar? Piensa que todo lo que tienes es la provisión de Dios para tu vida. Dar a la obra de Dios, dar tus diezmos y ofrendas, sostener pastores y misioneros no es quitarte de lo tuyo, es invertir de lo eterno. Y eso, sí o sí, es ganancia. 




¿Cuál fue el resultado de que Rut mostrara estos rasgos de carácter?

Por un lado, atrajo la atención de Booz hacia ella. Tras el recuento de sus segadores, quedó gratamente impresionado con Rut. Booz había escuchado de Rut, sabía que lo había abandonado todo para venir con su suegra y seguir al Dios vivo (Rut 2:11-12). Pero ahora estaba constatando con sus propios ojos esa reputación de Rut. Estaba viendo y comprobando por sí mismo que todo lo que decían de ella era verdad.

Vemos en todo el capítulo cómo él tuvo cuidado especial de ella:

Booz le dice que no espigue en ningún otro campo, que se quede allí en el suyo y que siga a sus criadas. Incluso había mandado a sus trabajadores que no la molestaran (Rut 2:8-9)

Booz la trata, no como a una viuda extranjera y pobre que no tiene derecho a nada, sino como a una de sus criadas al proveerle de agua para aplacar la sed (Rut 2:9)

Booz la sienta a comer con él, le invita a compartir su comida (Rut 2:14)

Booz da instrucciones  a sus criados de que, no solamente dejen a Rut recoger las gavillas, sino que intencionalmente dejen caer algunos manojos de trigo para que ella pueda recogerlos (Rut 2:15-16)

¿Te suena de algo? ¿Gracia inmerecida? ¿Misericordia? ¿Encontrarse no con lo que uno merece sino con un trato especial? Booz es lo que se llama un tipo de Cristo, una figura que refleja Su obra redentora en nuestro favor.

Rut no merecía el favor de Booz. Nosotras no merecíamos el favor de Dios. Y, sin embargo, de la misma manera que Rut recibió gracia, la recibimos nosotras. No la merecíamos. No la ganamos. Es, simplemente, el favor de Dios sobre nuestras vidas. 


“Es la relación de Booz y Rut una imagen de la relación de Jesús con la iglesia. Como Rut, el pecador está fuera de la familia de Dios. Pero Dios tomó la iniciativa y proveyó de una manera para que seamos parte de Su familia por medio de la fe en Jesucristo (Efesios 2:10-22)” – Warren Wiersbe, Be committed


Por otro lado, al final del capítulo 2 recuperamos a Noemí. Ya no es Mara. Vuelve a ser una mujer con alabanza en su boca en lugar de amargura. Vuelve a ser esa mujer que, de una manera u otra, influyó lo suficiente en su nuera como para que ella decidiera ir en pos de su Dios.

Rut 2:20

y dijo Noemí a su nuera: Sea él bendito de Jehová, pues que no ha rehusado a los vivos la benevolencia que tuvo para con los que han muerto


Noemí está comenzando a darse cuenta de la providencia de Dios, del plan de Dios, del propósito divino. Sabe que no es casualidad que Rut llegara al campo de Booz. Sabe que no es casualidad que Booz sea un pariente que puede redimirlas.

Ella está empezando a darse cuenta también de que el Señor no la ha abandonado. Él seguía con Noemí de la misma manera que está contigo hoy. Dios no te abandona ni te deja sola. Dios no se aleja de ti ni se desentiende de tu vida.

Salmo 9:9-10

Jehová será refugio del pobre;
refugio para tiempo de angustia.
En ti confiarán los que conocen tu nombre.
Por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron

 ¿Quieres profundizar aun más en el estudio del capítulo 2 de Rut? Descarga este PDF - 


https://drive.google.com/file/d/0B4axDYS7bHmsNTNnN3ViTXh2RFU/view?usp=sharing

 (Pincha la foto para descargar el PDF. Recuerda que el PDF es un complemento a este artículo, son materiales complementarios. El contenido de este artículos no está incluido en el PDF)


Contenta en Su servicio,


Edurne

´_____________________________________________

ENTRADAS ANTERIORES EN ESTA SERIE - 
 _____________________________________________



3 comentarios:

  1. Muy bueno amada hermana, que sea el Espíritu Santo, llenándola de sabiduría de lo alto y amor para sembrar.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Monica :) Bendiciones!!

    ResponderEliminar
  3. Bendiciones en su ministerio!!!, es un deleite el estudio de la palabra.

    ResponderEliminar