Rut - capítulo 3



El tono del relato de la vida de Rut y de Noemí ha cambiado completamente. Ya no hay tristeza. Ya no hay dolor. Ya no hay reclamos. Todos esos sentimientos han sido transformados por la esperanza.

La esperanza en el Redentor.

Noemí se ha dado cuenta de lo que ha pasado: Booz tiene cierto interés por Rut, aunque no se diga de forma explícita por la diferencia de edad entre ambos principalmente. Booz es, además, un pariente que puede redimir a la viuda y darle una nueva vida. Y está haciendo planes…

“¿no he de buscar hogar para ti para que te vaya bien?” (Rut 3:1)

Es el momento en el que la suegra despliega toda su sabiduría a favor de su nuera. Y es hermoso ver la influencia de Noemí en la vida de Rut, ver cómo la guía y la aconseja en esa etapa de su vida.

Yo no tuve suegra. La madre de mi esposo falleció hace muchos años, así que no sé cómo es la relación suegra-nuera, no la he vivido. Conocemos el cliché de las suegras, no siempre son bien vistas, ¿cierto? Y conozco a algunas de ellas que se han ganado a pulso su reputación.

Sin embargo, también he visto muchas relaciones maravillosas entre suegras y nueras. Con suegras que se convierten en una segunda mamá, que dan consejos valiosos, que están prestas a ayudar y sirven con amor a las esposas de sus hijos.

Yo no tuve una suegra…pero tengo tres hijos así que, Dios mediante, me convertiré en suegra en unos años. Será mi elección convertirme en una suegra estilo Noemí o convertirme en una estilo al “cliché” que tenemos de mujer metomentodo que se resiste a dar un paso al lado en la vida de su hijo.

Entre el capítulo 2 y el capítulo 3 de Rut ha pasado algún tiempo. En el 2 la vemos recogiendo las gavillas, entre junio y julio. En el 3 vemos la noche en la que se “avienta la parva” en algún momento entre octubre y noviembre (Rut 3:2).

En esos meses Rut y Booz han compartido tiempo. Ella había estado con las criadas de Booz (Rut 3:2) y él estaba con frecuencia en el campo durante el tiempo de cosecha de cebada y trigo.

Leyendo algunos comentarios sobre Rut para este estudio, encontré este sobre esta incipiente relación entre Rut y Booz escrito por David Guzik que me gustó mucho, porque nos da una base bíblica para aconsejar a nuestros jóvenes sobre las relaciones entre creyentes:

De acuerdo a las costumbres de aquel entonces, no podríamos decir que Rut y Booz estaban “saliendo” de la manera en que lo pensamos en nuestra cultura moderna. No se les veía como pareja pasando tiempo juntos solo ellos dos; mas bien, pasaban su tiempo juntos en el contexto de grupo – los hombres y mujeres que trabajaban para Booz en la cosecha.

Desde la perspectiva de Dios, hay mucho en el “juego de las citas” que es perjudicial para formar largas y saludables relaciones. Para mucha gente, salir con alguien en una cita significa un continuo hacer y romper relaciones románticas casuales – patrones que nos enseñan mas a terminar relaciones que a hacerlas durar.

Además, “tener citas” generalmente es una manera relativamente superficial de conocer a alguien. Cada persona en una relación así tiende a ponerse una máscara para el otro. Por ejemplo, muchas mujeres han sido engañadas pensando que un hombre es bueno y agradable porque es bueno y agradable con ellas en la cita. Pues claro que lo es! Un mejor calibre para medir al hombre o la mujer es ver cómo actúan con otros en un grupo – porque, tarde o temprano, así es como te van a tratar.

Entonces, durante el período de la cosecha, Rut y Booz llegaron a conocerse muy bien – viendo cómo cada uno de ellos era en medio de un grupo, no saliendo de la manera que se hace tradicionalmente en nuestros días.

Esto es algo que siempre he aconsejado a las muchachas que discípulo: salgan en grupo, conózcanse, ve cómo se porta con otros, ve cómo reacciona, cómo se relaciona con otras personas, cómo trata a otras mujeres… Pero nunca lo había visto en la historia de Rut. A partir de ahora, ¡ten por seguro, que usaré la relación entre Rut y Booz para el aconsejamiento!

Noemí da instrucciones claras a Rut para la fiesta que acompañaba al evento de aventar el grano para poder guardarlo:

Lávate – Noemí le estaba diciendo a Rut que actuara como una novia preparándose para su boda (Ezequiel 16:9-12).

Úngete – Las personas en el oriente usaban aceites fragantes para proteger y sanar sus cuerpos y para tener un olor agradable para otros (Cantares 1:3).

Vístete – Rut debía cambiarse de ropa. Tenía que quitarse las ropas de viuda y ponerse el vestido de novia (Isaías 61:1-3).

Acércate de la manera apropiada – La manera en la que Rut debía acercarse a Booz era la apropiada para ofrecerse al pariente redentor. Tenía que ponerse a los pies del señor de la cosecha y él haría el resto.

Este es un reflejo de la relación de Dios con nosotros. Warren Wiersbe en Be commited lo explica así –

El libro de Rut es mucho más que el recuento de un matrimonio de una viuda extranjera con un hombre judío. Es también la imagen de la relación de Cristo con aquellos que confían en Él y le pertenecen. En los pasos que Rut toma en este capítulo vemos los pasos que el pueblo de Dios debe tomar para tener una relación profunda con el Señor

Si queremos tener una relación profunda con Dios tenemos que limpiarnos de toda inmundicia (2 Corintios 7:1)

Si queremos tener una relación profunda con Dios tenemos que dejar que el Espíritu Santo con el que los creyentes hemos sido ungidos (1 Juan 2:20, 27) obre en nuestras vidas.

Si queremos tener una relación profunda con Dios tenemos que vestirnos como escogidos de Dios y con amor, dejando que la Palabra de Dios more en nosotras (Colosenses 3:12-16).

Si queremos tener una relación profunda con Dios, debemos acercarnos a Él de la manera apropiada (Hebreos 10:19-25) siguiendo los preceptos que encontramos en la Escritura.


¿Y cuál es la respuesta de Rut a todo lo que le dice su suegra?

Rut 3:5 “haré todo lo que me mandes”
Rut 3:6 “hizo todo como su suegra le había mandado”

Obediencia. La misma obediencia que Dios pide de nosotras, siguiendo con la ilustración anterior.

A veces no es fácil obedecer. La mayoría del tiempo cuesta. ¿Qué pensaría Rut al decirle su suegra “ve al campo, acuéstate a los pies de Booz, quítale la manta y esperas”. No son instrucciones muy claras, ¿cierto? Quizás no era lo que Rut esperaba. Quizás no era lo que Rut haría. Quizás no tenía mucho sentido para ella.

Pero obedeció.

Muchas de las cosas que Dios hace en nuestra vida no tienen sentido para nosotras. Los métodos que Dios escoge para hacernos con Él no suelen ser los que nosotras escogeríamos. Pero Dios espera que nosotras obedezcamos aun cuando nos parezca que lo que nos manda no tiene sentido, no sirve o no es adecuado. Dios sabe mejor que nosotras. Dios sabe qué necesitamos y en qué momento. Él sabe cómo trabajar en nuestro corazón para hacernos cada día más parecidas a Cristo.

La disposición de obedecer al Señor es el secreto para conocer lo que Él quiere que hagamos y ser bendecidas a la hora de hacerlo.

Juan 7:16-17

Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta.

La voluntad de Dios no es algo que podamos escoger obedecer o no, o algo de lo que podamos escoger obedecer partes. Dios espera que aceptemos Su plan para nosotras de manera completa, sin reservas y con confianza de que ese plan va a servir para nuestras vidas.

Rut bajó a la era e hizo todo tal y como Noemí le había dicho que hiciera. Después de la fiesta, Booz se acostó al lado del grano para cuidarlo. Había una buena razón para que Booz se durmiera en la era. Estos eran los días de los jueces, cuando había mucha inestabilidad tanto política como social en Israel. No era inusual que pandillas de ladrones vinieran y robaran el grano que con mucho esfuerzo el granjero había recolectado. Booz durmió en la era para cuidar su cosecha en contra de los ataques descritos en 1 Samuel 23:1. Rut siguió al pie de la letra las instrucciones recibidas: le destapó los pies y se acostó.

En la cultura de aquellos días, esto se interpretaba como un acto de total sumisión. Se interpretaba como el rol de un siervo – acostarse a los pies de su amo y estar listo para recibir órdenes. Así que cuando Noemí dijo a Rut que se acostara e los pies de Booz, le estaba diciendo que se acercara a él de una manera totalmente humilde y sumisa.

No perdamos de vista el panorama completo: Rut vino reclamar un derecho. Booz era su goel, su pariente-redentor, y ella tenía el derecho de que él se casara con ella y crear una familia para perpetuar el nombre de Elimelec. Pero Noemí sabiamente aconsejó a Rut que se acercara no como una víctima que demanda sus derechos, sino como una humilde sierva que confiaba en la bondad de su pariente-redentor. Ella dijo a Booz, “Te respeto, confío en ti y pongo mi destino en tus manos.

Cuando Booz se despertó a medianoche  Rut le pidió que extendiera sobre ella el borde de su capa.  Lo que le está pidiendo en realidad a Booz es que la tome en matrimonio. La frase puede también traducirse como “bajo tu ala.” Esta era una manera culturalmente relevante de decir, “Soy una viuda, tómame como tu esposa.”

“Aún en el presente, cuando un judío se casa con una mujer, extiende el borde de su talith sobre ella, para simbolizar que la ha tomado bajo su protección.” (Clarke).

En Ezequiel 16:8, Dios usa la misma terminología en relación a Israel: Extendí mi manto sobre ti, y cubrí tu desnudez; y te di juramento y entré en pacto contigo, dice Jehová el Señor, y fuiste mía.

Lo que Rut estaba haciendo con Booz no era algo inapropiado. Era atrevido, pero no inapropiado. Rut entendía esto al identificar a Booz como su pariente cercano (literalmente, eres un goel, un pariente-redentor.)

Booz había tenido tiempo para conocer a Rut y para conocer su carácter. Y sabía que era una mujer que valía la pena.

Rut 3:11

 hora pues, no temas, hija mía; yo haré contigo lo que tú digas, pues toda la gente de mi pueblo sabe que eres mujer virtuosa.”

“Literalmente, Booz llamó a Rut una mujer hah-yil. El significado básico de esta palabra hebrea es “fuerza; fuerza moral, buena calidad, integridad, virtud.” Este mismo término se utiliza para los héroes en la Biblia. Un hombre poderoso de valor. Sólo valor y fuerza hacen de un hombre un héroe, el valor y fuerza de Rut muestran virtud en ella y la convierten en heroína, algo como la definición de una mujer virtuosa de Proverbios 31” – David Guzik

Booz quería redimir a Rut y casarse con ella a pesar de que hubiera otro pariente más cercano que tenía derecho a hacerlo. Pero de nuevo terminamos el capítulo con el corazón lleno de dicha y esperanza.

Rut no regresó a su casa con las manos vacías, sino que Booz le dio seis medidas de grano (Rut 3:15). Como todo un caballero, Booz no envió a Rut con las manos vacías. Las tradiciones judías dicen que las seis medidas de cebada entregadas a Rut como regalo, simbolizaban los seis hombres piadosos que descenderían de ella, dotados con seis dones espirituales: David, Daniel, Ananías, Misael, Asarías y el Mesías.

Booz no solamente calmó los miedos de Rut y le dio seguridad en el futuro, sino que también suplió su necesidad presente de manera generosa. Ella no había pedido nada, pero él le dio el grano porque la amaba.” – Warren Wiersbe

¿Te has puesto a los pies del Señor de la cosecha y tienes la confianza de que Él va a obrar? ¿Estás dispuesta a obedecer sin entender? La evidencia de nuestra confianza en Dios es nuestra disposición de quedarnos quietas y dejar que Él nos guíe. Sin cuestionar. Sin preguntar. Sin dudar.

 ¿Quieres profundizar aun más en el estudio del capítulo 3 de Rut? Descarga este PDF - 


https://drive.google.com/file/d/0B4axDYS7bHmsRkZlWk8zYkVoeWs/view?usp=sharing


 (Pincha la foto para descargar el PDF. Recuerda que el PDF es un complemento a este artículo, son materiales complementarios. El contenido de este artículos no está incluido en el PDF)


Contenta en Su servicio,

Edurne

_____________________________________________

ENTRADAS ANTERIORES EN ESTA SERIE - 
 _____________________________________________








Comentarios

  1. Bellisimo!! Muchas gracias!! me habló directo al corazón!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo28/8/16 3:42

    Es en tiempo de Dios cuanto nos cuesta a mochos hacer su voluntad le pido a mi señor que me aye para mantenerme en pie y en su presencia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario