¿Por qué estudiar la Biblia?

19/9/16



¿Por qué tanto revuelo siempre con que cada día abramos nuestra Biblia? ¿Por qué se nos dice siempre que es necesario que leamos, que estudiemos que memoricemos?
¿Es realmente tan importante? ¿Es realmente necesario?

Sí. Lo es.

Para un creyente, nada debería ser más natural que leer la Biblia. Pedro, uno de los primeros discípulos de Jesús, compara la necesidad de leer la Biblia con la necesidad de un bebé de tomar leche materna –

1 Pedro 2:2-3

“desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor.”

Leer la Palabra de Dios debería ser igual de natural para un creyente. No que sea algo que debemos hacer, o que sea parte de una lista de cosas, sino que sea una necesidad profunda que debemos llenar cada día para poder sobrevivir.

Creo que, como creyentes, muchas veces nos olvidamos de que la Biblia no solo es la Palabra de Dios, son las palabras propias de Dios, todo lo que Él fue inspirando a los autores que la escribieron. Ese pensamiento  debería maravillarnos. ¿Qué puede ser más importante que conocer lo que Dios decidió dejarnos por escrito?

Pero la clave es ¿Realmente crees que la Biblia es la Palabra de Dios?

Si lo crees, entonces debería ser más que un libro del que conoces algunas historias o del que sabes algunos versículos de memoria. Debería ser aquello que guíe nuestras decisiones en la vida, aquello que moldee cada aspecto de nuestra existencia.

Dios es el creador de este mundo, de todo lo que en él existe y decidió darnos un lugar en esta tierra y tomarse el tiempo de dejarnos por escrito quién es, cómo es y qué espera de nosotros.

¿Qué puede haber más importante que eso?

Entonces, ¿por qué insistimos una y otra vez en estudiar la Biblia? ¿En que es vital para un creyente conocer y, sobre todo, aplicar lo que la Biblia dice, vivir la Palabra?


1. Para conocer sobre Dios

Dios nos dio Su Palabra para que lo conozcamos. Desde Génesis a Apocalipsis todo gira alrededor de Dios. Dios quiere revelarnos Su carácter, Su poder y, sobre todo, Su amor. Es a través de la Biblia que aprendemos sobre Su justicia, Su misericordia, Su fidelidad, Su santidad… Dios ya está descrito en Su totalidad en la Biblia, no tenemos por qué formular nuestras propias opiniones sobre Él. Debemos estudiar la Biblia para conocerle, para entender mejor a Dios, para conocer la verdad sobre quién es Él.


2. Para conocernos a nosotras mismas y al mundo que nos rodea


La Biblia nos dice de dónde venimos, cómo es el mundo en el que vivimos y qué esperar de él. Nos explica lo que, como seres humanos, deberíamos pensar sobre nuestra existencia.

La Biblia nos da la respuesta a absolutamente todas las preguntas en la vida, no solo las que tienen que ver con religión o con ética, sino también las que tienen que ver con filosofía, ciencia, sociología… nos explica con claridad y precisión el mundo en el que vivimos.

El Dios que escribió la Biblia es el Dios que creó el mundo. Y este solo se explica a través de la visión de su Creador.

3. Para poder vivir vidas piadosas

2 Pedro 1:3

Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos

El conocimiento que ganamos de Dios es lo que necesitamos para vivir vidas piadosas. La estudiamos porque la necesitamos para vivir bien. La estudiamos para que podamos ser mujeres completas, maduras, equipadas y preparadas para hacer todo lo que Dios nos pide, dispuestas a hacer todos los cambios que sean necesarios en nuestra vida.


4. Para facilitar nuestra relación con Dios

Dios quiere que le conozcamos y nos dio la Biblia para hacerlo. Cualquier relación implica comunicación e intimidad. La Escritura es el medio de Dios de compartir Sus deseos y pensamientos con nosotros. En el momento en el que abrimos la Biblia, entramos en comunicación y relación con Dios.


5. Para exaltar a Jesús

Toda la Escritura apunta a Cristo. La ley nos fue dada para mostrarnos nuestra necesidad de un Salvador. Los Evangelios nos muestran al Hijo de Dios en toda Su plenitud. Las epístolas nos muestran cómo a través de la obra de Cristo en la cruz podemos ser libres de pecado y llenas del Espíritu. Todo lo escrito exalta a Jesús y glorifica a Dios y debería movernos a nosotras a hacer lo mismo.


6. Para prepararnos para nuestra misión

Desde el principio Dios ha tenido una misión para la humanidad. No estamos en la tierra para nosotras mismas sino para ser Sus siervas, Sus embajadoras. Para que otros puedan llegar a Cristo a través de nuestra vida y testimonio.
Cuando leemos la Biblia tenemos que verla como nuestra misión personal, como nuestra parte en la obra redentora de Dios hacia la humanidad.



Así que, retomando la pregunta inicial, sí. Es importante. Es esencial. Es vital.

No veas el estudio de la Biblia como una tarea, como una obligación, sino como una necesidad.

Te dejo algunos enlaces que te podrán ayudar a comenzar a estudiar, en profundidad, hoy.





Contenta en Su servicio,



Edurne









No hay comentarios:

Publicar un comentario