Métodos de estudio bíblico – 1. Versículo a versículo

17/10/16





En el método de estudio versículo a versículo tratamos de seleccionar un pasaje breve de la Escritura y examinarlo en gran detalle, haciéndonos preguntas, extrayendo referencias cruzadas de otros versículos que hablan sobre lo mismo y buscando de manera activa la manera de aplicar esos versículos a nuestra vida.

Es un estudio ideal para cuando quieres estudiar algo en profundidad pero no tienes mucho tiempo para dedicarle.

El método versículo a versículo tiene tres partes primordiales con pequeñas variaciones –


1. Observación

Después de escoger los versículos que quieres estudiar escoge uno o dos en los que centrarte para tu estudio.

Lee varias veces los versículos y escríbelos aunque lo estés haciendo en tu computadora. Escribir la Escritura tiene algo especial que nos ayuda a comenzar a interiorizar la Palabra de Dios. Copia los versículos de manera literal, tal y como aparecen en la Biblia y después, si tienes tiempo, parafrasea el versículo y expresa lo que dice con tus propias palabras.

Haz preguntas al texto para ubicarlo de manera correcta:

¿Quién habla?
¿Qué dice?
¿A quién se dirige?
¿Por qué motivo?
¿Cuándo lo dice?
¿Cómo lo dice?
¿Por qué lo dice?
¿Dónde sucede la acción?
¿Cuáles son las palabras/ideas clave?

Observa cosas como palabras o ideas que se repiten, palabras conectoras como “si…entonces”, nexos gramaticales (mas, pero, aunque, porque, para que…) y cualquier cosa en el versículo que llame tu atención.



2. Interpretación

Busca cualquier palabra que no entiendas en el diccionario. Si cuentas con un diccionario bíblico puedes usarlo también para ver lo que algunas palabras significan en el contexto bíblico.

Establece el contexto – lee los versículos justo anteriores y posteriores a aquellos en los que estás haciendo el estudio para asegurarte de que los estás enfocando de la manera correcta y no estás sacándolos de su contexto.
¿Quién es el autor?
¿Qué género es? (poesía, historia, profecía…)

Usa tu Biblia anotada o una referencia para buscar otros versículos que se relacionen con el pasaje que estás estudiando para ampliar la visión y ver algunas cosas más que te ayuden a comprender el tema.

Pregunta cosas como:

- ¿Qué lecciones enseña este versículo?
- ¿Tiene algún mandamiento que cumplir?
- ¿Está haciendo alguna advertencia?
- ¿Está dando algún ejemplo que seguir?
- ¿Es una promesa?

Escribe tus respuestas y medita en ellas pidiéndole en oración al Espíritu Santo que te ayude a entender el pasaje y que te revele lo que hay en la Escritura.


3. Aplicación

Escribe aquellas cosas que has aprendido del pasaje y que puedas aplicar en tu propia vida. Recuerda siempre que el objetivo principal del estudio bíblico es ver el modo de vivir de acuerdo a ella. No la estudiamos para memorizarla o conocerla por encima. La estudiamos para aplicarla a nuestro día a día. 






______________________________________



Te dejo dos variaciones de este método para que puedas comenzar a ponerlo en práctica:

1. Método SOAP

SOAP por sus siglas en inglés, que en español corresponden a:

- Escritura – Escribe el pasaje que vas a estudiar.

- Observaciones - ¿Qué ves en los versículos que estás estudiando? ¿A quiénes se dirigen? ¿Hay repeticiones de palabras?¿Qué palabras te llaman la atención?

- Aplicaciones - Este es el momento en el que la Palabra de Dios se vuelve personal ¿Qué me está diciendo Dios hoy? ¿Cómo puedo aplicar la lectura a mi vida personal? ¿Qué cambios debo hacer? ¿Hay alguna acción que debo tomar?

- Oración - Ora sobre lo que has aprendido en tu estudio. Ora la Palabra de Dios. Si te ha revelado algo durante este tiempo en Su Palabra, ora por ello. Confiesa algún pecado que haya en tu vida si así te lo muestra.

Este es el método de estudio que utilizamos en Ama a Dios Grandemente y  en Jóvenes ADG y que, personalmente, llevo años usando para hacer mi devocional diario.






2. Método las 5P

1 – Prepárate para el estudio

Quita todas las distracciones que te impidan ponerte a estudiar (la televisión, el internet, el celular…), prepara el lugar en el que vas a estudiar y ten a mano tu Biblia, un cuaderno, un lápiz, una guía devocional y cualquier otra cosa que te sirva para tu estudio personal. Pídele a Dios que te ayude a mantenerte enfocada en el tiempo que pases en la Palabra.


2 – Profundiza en el Pasaje

Escoge uno o dos versículos en los que centrar tu estudio, léelo varias veces y haz algunas preguntas para profundizar en el pasaje: ¿Qué sucedió? ¿Dónde tuvo lugar? ¿Qué dice? ¿Qué personajes aparecen?... Haz algún esquema que te ayude a comprender mejor el pasaje y busca todas las palabras que no entiendas o en las que quieras profundizar después.


3 – Principios espirituales

¿Qué puedes aprender de Dios, de Jesús, del ejemplo de otros creyentes en este pasaje? ¿Qué principios espirituales generales puedes sacar de ese pasaje? Anota cosas generales, principios universales para todos los creyentes.


4 – Preguntas Personales

Hazte la pregunta ¿Cómo puedo aplicar a mi vida estos principios espirituales? Si, por ejemplo, el principio espiritual que has sacado del pasaje es “Dios es fiel”, puedes hacerte la pregunta: “¿En qué áreas de mi vida necesito confiar en la fidelidad de Dios”?


5 – Planifica cómo obedecer

Planifica cómo y cuándo vas a obedecer el principio bíblico que acabas de aplicar a tu vida. Haz un plan realista y detallado para ir incluyendo cada unos de esos principios en tu vida diaria. 




______________________________________


Un ejemplo de aplicación del método de estudio versículo a versículo usando la fórmula SOAP de Ama a Dios Grandemente:


ESCRITURA:

Efesios 2: 12 - En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.

OBSERVACIONES:

Antes de conocer a Cristo estábamos:
- muertos en delitos y pecados
- siguiendo la corriente de este mundo
- haciendo la voluntad de Satanás
- viviendo en los deseos de la carne
- haciendo la voluntad de la carne
- pensando según la carne
- llenos de ira

¡Con toda seguridad necesitábamos perdón! Y Dios, en Su misericordia, nos lo dio.
Cuando estábamos muertas, nos dio vida.
Cuando estábamos sin Cristo, nos dio esperanza.

APLICACIONES:

Leo la lista de nuestra condición antes de Cristo y mi corazón se encoge un poco ¿A cuántas de esas cosas he vuelto en el transcurso de los años? Sigo necesitando perdón cada día. Ya no para salvación, sino, como veíamos ayer, para tener comunión con Dios. Y la cuestión es, que mi vida como creyente debe ser una continua renovación, de forma que cada día necesite menos ese perdón como resultado de que haya menos pecado en mi vida.

ORACIÓN:
Señor, gracias por tu perdón a pesar de no merecerlo. Gracias porque cada día perdonas mis culpas. Ayúdame a renovarme cada día, a pecar cada día menos y a ser consciente de mi pecado de manera continua para poder pedirte perdón y permitir que día a día vayas cambiando mi vida y mi carácter. Gracias porque nunca dejas de trabajar en mí.
En Cristo Jesús, amén.

______________________________________




Lo bueno de este método de estudio es que puedes usar tanto tiempo como quieras. Si tienes tiempo como para hacer un estudio profundo y detallado, lo puedes hacer. Pero si tan solo dispones de 10-15 minutos al día para tu devocional, al ser un estudio centrado en 1 ó 2 versículos por día, te permite estudiar la Biblia y aplicarla de forma práctica a tu vida a pesar de su brevedad. 




Descarga aquí un imprimible para que puedas hacer tu devocional siguiendo el método versículo a versículo.


¡Ya me contarás cómo te va cuando lo uses!

Contenta en Su servicio,


Edurne


No hay comentarios:

Publicar un comentario