Cómo destruir tu matrimonio

16/11/16




Santiago 3:5-6

Así también la lengua es un miembro pequeño,  pero se jacta de grandes cosas.  He aquí,  ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego. Y la lengua es un fuego,  un mundo de maldad.  La lengua está puesta entre nuestros miembros,  y contamina todo el cuerpo,  e inflama la rueda de la creación,  y ella misma es inflamada por el infierno.”

¡Oh la boca! ¡Cuánto poder tiene! ¿Quién no ha dicho alguna vez algo de lo que no se ha arrepentido después? ¿A quién no le ha sucedido que, justo al terminar la frase perfecta… era exactamente lo peor que podías decir y de la peor manera en la que podías hacerlo?

Desgraciadamente la boca nos pierde en muchos momentos. No siempre somos capaces de controlar lo que decimos o la forma en la que lo decimos.

Esto es especialmente delicado en nuestro matrimonio. Nuestro esposo e hijos son las personas con las que más tiempo pasamos al día. Y, a veces, muchas más de las que quisiéramos, son también las personas con las que más peleamos y con quienes peor utilizamos nuestras palabras…

…son las personas a las que más herimos.

Palabras como “te odio”, “ojalá no te hubiera conocido”, “me arrepiento de haberme casado”, “no te soporto”… causan daños irreparables en nuestro matrimonio y constituyen un principio sólido para la destrucción del mismo.


…La lengua es un fuego
…La lengua es un mundo de maldad
…La lengua contamina todo el cuerpo
…La lengua es inflamada por el infierno


Para destruir un matrimonio, tan solo necesitas dar rienda suelta a estas cinco actitudes a la hora de comunicarte con tu pareja:


1. Sarcasmo

El sarcasmo y la ironía se utilizan para poner en evidencia, de forma notoria pero no directa, algo que nos molesta. A simple vista no parecen muy peligrosos, pero se utilizan para ayudar a sacar sin que se note mucho nuestros verdaderos sentimientos y frustraciones con respecto a la otra persona.


2. Desánimo

Cada hombre y mujer desea saber que tienen un cónyuge animándoles en aquellas cosas que emprendan, en sus sueños, lo que les emociona.

Pero hay ocasiones en las que de nuestra boca no salen palabras de ánimo sino de desánimo. Cosas como “¿Estás loco?” “Cómo se te ha ocurrido algo así?” “Nos vas a llevar a la ruina” “¿En serio crees que vas a poder hacerlo?” “No creo que resulte”.

La familia debería ser un equipo en el que todas las partes se apoyan. Eso no quiere decir que vayas a apoyar algo que realmente sabes que está mal o que va a ser un fracaso antes de comenzar, sino que cambies ese tipo de palabras con cosas como: “Quizás podrías intentarlo en otro momento, ¿no crees?” “¿Por qué no oramos juntos unos días sobre esto?” “¿No te parece que resultaría mejor si hicieras…?”.



3. Falta de respeto

El respeto es algo que se gana… pero que también se debe estar dispuesto a dar, a veces de forma incondicional. Todas las personas merecen ser tratadas con respeto. Todas. Si hay algo que te moleste o que no te guste y tengas que tratarlo con tu esposo hazlo en privado y con respeto... Sin levantar la voz, sin herir a la otra persona, sin humillar al otro.  

En amor, considerando a los demás como superiores a nosotras mismas (Filipenses 2:3).

Las palabras que decimos faltando el respeto a otra persona, son insultantes, ofensivas y pueden minar el aprecio que una persona tiene por sí misma.



4. Queja

“En esta casa nadie hace nada por mí” “¿No podrías esforzarte un poco más?” “¿Tienes que estar haciendo eso todo el día?”, “El esposo de Fulanita arreglaría la luz del cuarto”. ¿Te son familiares? Esta forma de comunicar tus sentimientos manda un único mensaje: “No das la talla… como esposo”, “No eres lo suficientemente bueno”.


5. Egoísmo

“No me importa cómo te sientes” “No quiero escucharte ahora” “No tengo tiempo, estoy ocupada” “Necesito a alguien que en verdad supla mis necesidades”… Frases que muestran que nos preocupamos más por nosotras mismas que por nuestra pareja. Palabras que dejan claro que mi primer amor soy yo. Yo, yo y yo y después yo. No es ese el ejemplo de Cristo. No es esa la enseñanza de Jesús. No es el tipo de actitud que somos llamadas a tener.





¿Alguna vez te has enfrentado a alguna de estas actitudes? ¿Alguna vez han salido de tu boca palabas desconsideradas o hirientes, palabras con las que sabes que has herido a tu esposo? Nunca es tarde para pedir perdón.


¿No te has preguntado nunca por qué tenemos dos oídos y una sola boca? Deberíamos escuchar más y hablar menos…

Santiago 1:9

Por esto,  mis amados hermanos,  todo hombre sea pronto para oír,  tardo para hablar,  tardo para airarse

Destruir tu matrimonio está en tu mano y en la de tu pareja. Cómo se hablen, cómo se comuniquen influye de manera esencial en el tipo de relación que van a tener.


No permitas que el sarcasmo, el desánimo, la falta de respeto, la queja y el egoísmo se interpongan en tu relación de pareja. Utiliza tus palabras para construir y edificar tu matrimonio, no para destruirlo.

¿Luchas con alguna de estas cosas o con alguna otra? Deja un comentario para que podamos orar por ti y por tu matrimonio en el día de hoy.


Contenta en Su servicio,

Edurne





14 comentarios:

  1. Buen día muuy buena la enseñanza. Pido ayuda en oración por este tema para poder aplicar esta enseñanza en mi vida conyugal y también con mis hijos. Que el Señor me ayude. Gracias hna.

    ResponderEliminar
  2. Si me han hecho todas estas cosas q hare

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Si estás recibiendo este tipo de palabras por parte de tu esposo, te diría que busquen aconsejamiento y que le hagas saber cómo te hacen sentir sus palabras. Espero que todo mejore. Bendiciones

      Eliminar
  3. que buena refelexion esto que lei me hace ver que yo tengo todo eso y poreso mi matrimonio esta roto ya hace tres meses que mi esposo se fue pero aun estamos casados, claro quien no se va a ir con esta lengua infernal que poseo pido oracion por mi matrimonio mi hijo y dios me siga dando esta esperanza y fe que es lo unico que me queda de que pueda restaurarse mi matrimonio este blog me ha ayudado gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yusmery. No pierdas la esperanza de recomponer tu matrimonio. Te mando un abrazo grande y bendiciones :)

      Eliminar
  4. Hola buen día!! Desde México le ma do mi mensaje. Me llamo Estefany janette hernandez Morales
    Yo pido oración v por mi pareja. Pablo Mondragon Francisco, ya no estamos juntos pero desde que nos separamos busque de Dios y empecé a leer sus mensajes , en esta ocasión puedo reconocer que nos hemos herido mucho con las cinco puntos que dio hoy y que mi corazón quisiera que nos podamos dar una oportunidad más pero ahora con Dios y formalizar nuestro matrimonio como Dios manda. Pido por su salvación de Pablo y que amea Dios tanto o más de lo que yo ahora siento, para que pueda amarnos a nuestras hijas y ami que Dios siga toma do el co trol. Pues ya no se nada de él. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así será Estefany. QUe el Señor los guíe en todo momento. Bendiciones :)

      Eliminar
  5. Pido la oraciòn

    ResponderEliminar
  6. Hola, es una lucha diaria, el poder adquirir el carácter de Cristo, anhelo parecerme más a Él y frenar mi lengua.
    Linda reflexión, gracias!

    ResponderEliminar
  7. HOLA EDURNE Q DIOS T BENDIGA SIEMPRE, SALUDOS DESDE PUERTO RICO, DOY GRACIAS A DIOS MUY PODEROSA TU REFLEXIÓN, SOLO Q EN ESTE CASO LA VERDAD TODO ES D MI ESPOSO HACIA MI Y MIS HIJOS, SOMOS CREYENTES PERO KI ESPOSO LA VERDAD SE HA APARTADO Y X LO TANTO ORÓ MUCHO X EL Y MIS HIJOS Q SEA DIOS AYUDANDOME Y DIRIGIENDOME CONFORME SU VOLUNTAD. ASI Q AMADA TENDRAS ALGUN OTRO CONSEJO O AYUDA ADICIONAL???? AGRADESIDA D ANTEMANO, Q DIOS T BENDIGA����

    ResponderEliminar
  8. pues muy buenos puntos, si esto nos lo inculcaran nuestros padres o nuestros mayores desde niños tanto a hombres como a mujeres, seriamos mas comprensibles, menos problemáticos, mas justos y por ende mas tolerantes, felices y llenos de paz.

    felicidades por estas reflexiones ,

    Jesucristo nos dejo toda la sabiduría en su palabra, su reyno y su justicia.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Hola buen dia. La verdad mi esposo y yo hablamos asi. Los dos nos herimos mutuamente. Siento q yo le respondo mal xq rl me hiere constantemente. Pero ya estubimos separados x casi un año y fue orrible y Dios toco el corazon de mi esposo y volvimos. Pero ahora despues de 3 meses estamos mal y es de todos los dias. La verdad esto es tan desepcionante.

    ResponderEliminar