15 formas de proteger tu matrimonio

1/3/17






¿Qué cosas tienen valor para ti?

Las cosas de valor son protegidas contra cualquier peligro que pueda acecharlas. Aseguramos nuestras casas y nuestros carros contra accidentes, robos, incendios… Guardamos las joyas en cajas de seguridad, ponemos los libros antiguos y la vajilla cara en vitrinas… Pero, ¿Hacemos lo mismo con nuestros matrimonios? ¿Nos tomamos el mismo esfuerzo en proteger y asegurar nuestra relación de pareja?

Incluso cuando las cosas van bien dentro de nuestra relación con nuestro esposo, es sabio tomar ciertas precauciones. Si bien cada matrimonio tiene circunstancias y desafíos diferentes, hay cosas comunes que podemos tener en cuenta para protegerlo de enemigos externos… e internos.

Hoy te comparto 15 formas de proteger tu matrimonio:

         1. Haz que Dios sea el centro de tu matrimonio y la prioridad, individual y colectiva (Eclesiastés 4:12).

         2. Ten claro que ningún matrimonio es inmune al conflicto ni a la tentación. Hablar y comunicarse de manera abierta es necesario para superar cualquier fricción que exista en la pareja.

         3. Pon atención a las señales, nota cualquier signo por pequeño que sea de que algo no va bien. No dejes pasar el tiempo ni pienses que las cosas se arreglan solas. ¿Hay algún problema? Resuélvelo de inmediato.

         4. Intenta ver las cosas desde la perspectiva del otro. Ponernos en la posición del otro nos ayuda a dejar de pensar por un momento en nosotros mismos y ver las cosas de otro modo.  

         5. Perdona con rapidez y pide perdón a menudo. No dejes que el sol se ponga sobre tu enojo (Efesios 4:23)

         6. Ten cuidado con las relaciones con el otro sexo, especialmente en las redes sociales y el internet. Siéntense, hablen y establezcan con claridad sus límites.

         7. No compares tu matrimonio con otros. No compares a tu esposo con otro. No tengas expectativas irreales con respecto a él y a su relación.

         8. No descuiden su relación de pareja. Tengan citas, celebren fechas especiales, abrácense, tómense de la mano… tomen tiempo para estar juntos.  

         9. Deja de usar los absolutos: “nunca haces nada con nosotros”, “siempre me fallas”… las cosas no son blanco o negro, todo o nada.

         10. Disfruta pequeños momentos, pequeñas rutinas que sean solo de ustedes: tomen café juntos por la mañana, compartan un paseo juntos mientras sacan al perro, vean su serie favorita abrazados en el sofá, hablen cuando los niños están en la cama…

         11. Sé su ayuda idónea (Génesis 2:18). Sé su ayudadora, la que lo apoya, la que lo sostiene, la que lo anima… Son un equipo. Es necesario que los dos pongan de su parte a la hora de cumplir con su papel dentro del matrimonio.

         12. Ayuda a cuidar las finanzas, especialmente si viven sólo de un sueldo. Quizás seas tú la que vaya a hacer la compra, pague las facturas y mantenga las tarjetas al día. Si es así, cuida de las finanzas de la familia.

         13. Haz del respeto una prioridad. Habla con respeto, escucha con respeto, responde con respeto, compórtate con respeto siempre, dentro y fuera del hogar, tanto cuando están solos como cuando están acompañados.

         14. Tengan amigos confiables con los que puedan tratar en confianza y sabiendo que van a recibir una respuesta piadosa, cualquier problema que los esté afectando.

         15. No te rindas. Pelea por tu matrimonio. Ora para que el Señor restaure lo que se ha roto. Busca la guía del Señor siempre. Proverbios 3:3


Contenta en Su servicio,

Edurne

2 comentarios:

  1. Anónimo7/3/17 19:30

    Excelenteeeee ! Gracias Edurne de todo corazón, Dios te siga usando !!!

    ResponderEliminar
  2. Dios te bendiga, no te imaginas cómo necesitaba de estas palabras y tú has sido el medio, gracias.

    ResponderEliminar