Pedir perdón y perdonar

6/3/17





¿Qué te resulta más difícil? ¿Pedir perdón o perdonar a otros? A mí no me cuesta perdonar, pero pedir perdón… esa sí me cuesta más.

Y, sin embargo, Dios da la misma importancia a ambas cosas:

Pedir perdón

Mateo 5:23-24

23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,
24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.”

Jesús considera mucho más importante la reconciliación con tu hermano que la ejecución de un acto religioso.

Santiago 5:16

Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.”

La confesión mutua y el pedirse perdón mutuamente trae sanidad tanto física como, sobre todo, espiritual.

Romanos 12:18

Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.”

A pesar de las diferencias, debemos buscar siempre la paz con los demás y, en muchos casos, eso requiere que pidamos perdón. Quizás no siempre consigamos que la otra persona nos perdone, pero, aun así, habremos salvado nuestra responsabilidad ante Dios.


Perdonar

Mateo 18:21-22

“21 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.”

Pedro esperaba ser considerado extremadamente piadoso y misericordioso sugiriendo perdonar siete veces, siendo que el límite que los rabinos se aquel tiempo enseñaba era de tres veces. Jesús dice sin embargo: 70 veces 7. Es decir, un número incontable de veces.

Marcos 11:25

Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.”

Rehusarse a perdonar o guardar amargura es un estorbo para nuestra oración. No se puede poner el deber religioso o el ministerio por encima de las buenas relaciones con los demás. Cuando no perdonamos no perdemos nuestra salvación, pero sí perdemos nuestra comunión con Dios.

Lucas 17:3-4

3 Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale.
4 Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale.”

No hay otra opción. Si se arrepiente, debemos perdonar…pero si no se arrepiente también. La restauración quizás no se restaure, pero tú debes poner de tu parte para que así suceda.

Que seamos rápidas en pedir perdón y en perdonar a otros es, en última instancia, un indicativo de nuestra relación personal con Dios. Cuando nuestra relación con Dios es buena, fluida y constante, nuestra relación con los demás también lo es y nos cuesta menos perdonar y pedir perdón.

Ante la duda, debemos seguir siempre el ejemplo de Cristo:

Colosenses 3:13

soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.”


¿De qué manera nos perdona Dios?

- Dios contiene su ira por mucho tiempo
- Dios hace el primer movimiento hacia nosotros ofreciendo Su perdón
- Dios perdona sabiendo que volveremos a pecar
- Dios perdona de manera completa
- Dios sigue ofreciendo perdón a pesar del rechazo
- Dios perdona restaurando y honrando, sin humillar a las personas
- Dios perdona y olvida


De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Contenta en Su servicio,

Edurne

2 comentarios:

  1. Edurne Mencia: Dios te use sierva del altísimo, mil gracias por dejarte usar de esta manera maravillosa he aprendido a valorar tu amistad que es un regalo para mi vida. Oro por tu ministerio abrazos att Erica

    ResponderEliminar
  2. Desde Chile reciba bendiciones, Mil gracias por sus mensajes. Siempre oportunos.

    ResponderEliminar