Resistid al diablo



Santiago 4:7

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.


Conocemos este versículo de sobra, lo hemos leído miles de veces y probablemente lo entendemos. Pero, ¿sabemos cómo ponerlo en práctica? ¿Sabemos cómo hacerlo una realidad en nuestra vida?

La guerra espiritual no es un invento ni algo menor. Todos los creyentes llevamos una diana a la espalda y nos hemos convertido en objetivos del enemigo. Cuanto más estrecha sea tu relación con Dios, cuanto más le sirvas, más involucrada estés en el ministerio, más quieras vivir agradándole, mayor será esa diana y mayor será también el ataque al que te verás expuesta. Esto siempre es así.

Entenderemos mejor lo que significa resistir al diablo si vemos el término opuesto a “resistir”. Lo opuesto a resistir es “aceptar”, “estar de acuerdo”. Cuando escuchamos las mentiras del diablo, hacemos caso a las dudas que pone en nuestra mente y damos cabida a los pensamientos contrarios a Dios que él pone en nuestra mente, no estamos resistiendo. Estamos cediendo.  

Resistir implica estar atenta a las cosas que nos hacen cuestionarnos la bondad de Dios e incluso nuestra identidad en Cristo. La única manera de hacerlo es a través de la Palabra de Dios.

Como hijas de Dios, tienes todo el poder y la autoridad de Dios y de Su Palabra. A causa de eso, el diablo no tiene otra opción que retirarse porque sabe que no puede ganar una batalla contra el poder de Dios. Ahora bien, no huirá sin dar una pelea feroz. Es por eso que tenemos que resistir. Resistir implica un periodo de tiempo que puede ser más o menos largo. A pesar de la dureza de la batalla, recuerda que la victoria está siempre del lado del creyente que se somete a Dios, que se humilla ante Dios y tiene una relación fluida con Él en todo momento.

¿De qué manera práctica hacemos todo esto?

1. Rodéate con versículos que sean relevantes para la situación que estás viviendo con respecto a las luchas o a los problemas que estás atravesando. Escríbelos, ponlos es tu casa, memorízalos.


Te dejo un descargable con algunos versículos para que tengas dónde comenzar. Puedes descargarlo aquí – Versículos para resistir al diablo


2. Utiliza el arma que tienes en la oración. Orar puede parecer inútil en algunas ocasiones, pero no lo es. El Señor siempre responde.

3. Conoce tu posición en Cristo. El poder que tienes para resistir al diablo y hacer que huya no te lo da quien eres tú, te lo da quién eres en Cristo. Puedes aprender más sobre esto aquí - Quién soy en Cristo.


La batalla es dura, pero recuerda que estamos siempre del lado de la victoria.

Contenta en Su servicio,

Edurne




Comentarios

  1. MUCHAS GRACIAS POR TU APORTE..ME ENCANTÓ!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5/4/17 14:53

    Muchas gracias Dios te bendiga grandemente...

    ResponderEliminar
  3. Gracias Edurne, de verdad que el Señor te usa grandemente. En nombre de Jesús que su sabiduría, amor y bondad estén todos los días en tu corazón y hogar.

    ResponderEliminar
  4. Muchas Gracias!!!! Bendicioness

    ResponderEliminar

Publicar un comentario