Mostrarse amigo








Mis hijos tienen un amiguito que viene a Puerto Ayacucho durante las vacaciones. Su familia vivía antes en la casa de al lado a la nuestra hasta que se mudaron hace unos años y cada vez que vienen de visita, pasa más tiempo en mi casa que en la suya.

La semana pasada llegó la hora de volver a su casa. El jueves por la mañana, mientras estaba haciendo el desayuno, este amiguito llamó desde el patio para que los niños salieran. Entraron corriendo a decirme que era el día en el que se iba.

Así que los niños hicieron lo que hacen los amigos. Dejaron a un lado su desayuno, dejaron lo que estaban haciendo (no había clase, así que era día libre) y salieron al patio. Durante más de media hora estuvieron sentados sobre el capó trasero de nuestro carro esperando a que su amigo se fuera para poder verlo una vez más y despedirse de él hasta, esperamos, Navidad.

Y, cuando los estaba viendo, este versículo vino a mi mente:

Proverbios 18:24

El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo;
Y amigo hay más unido que un hermano
.

El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo.

Mostrase amigo.

Cuando tenemos un amigo, no solamente debemos decir que somos amigos. Debemos mostrarlo. Debemos demostrar nuestra amistad con las grandes cosas y con las pequeñas.

Y esto, por simple, es pasado por alto en muchas de nuestras relaciones.

Porque mostrarse amigo significa ser intencional en profundizar en esa relación y trabajar en construir la amistad. Eso no pasa por casualidad. Y este proverbio nos dice que debemos mostrar nuestra amistad, es decir, que debemos buscar las maneras de edificar nuestra relación de amistad.

Cuando buscamos amigos o conocemos personas que puedan ser amigos potenciales, generalmente tenemos una lista mental de los requisitos que esas personas deben tener, ¿cierto?

Pero, ¿no sería mejor que tuviéramos una lista de las características que nosotras deberíamos tener como amigas? Al final, nuestras relaciones de amistad serían mejores si buscáramos en nosotras mismas esas mismas cosas que pedimos de los demás.

¿Cómo puedo yo, entonces, mostrarme amiga y ser intencional en buscar una relación de amistad con otras personas?

Usando más mis dos oídos que mi única boca – Santiago 1:19

Necesitamos escuchar más que hablar y dejar que otros hablen. ¿Ver lo bien que te sientes cuando te desahogas y hablas? Pues tus amigos se sienten igual de bien, así que, practiquemos el olvidado arte de escuchar.


Siendo honesta, pero, siempre, siempre, siempre, en amor – Proverbios 27:6; Efesios 4.15

Es necesario ser honesta y decir la verdad siempre. Esa es, personalmente, una de las características que más valoro en mis amigos: que son capaces de decirme cuándo me estoy equivocando o cuándo estoy desviándome. No me gusta escucharlo, no, para nada. Pero necesito escucharlo, que es algo distinto.

Ahora bien, ser honesta no implica destrozar al otro. Mostrarse amigo implica hablar siempre la verdad, sí, pero en amor. Con amor. No de cualquier forma. Esto es algo en lo que sigo trabajando, lo reconozco.


Amando en todo momento – Proverbios 17:17; 1 Pedro 4:8

En los buenos momentos, en los malos, en medio de sus debilidades e imperfecciones… ¿o es que tú no las tienes? Dar amor, brindar apoyo, no solo en la diversión, sino también en la adversidad. Ser el hombro en el que nuestros amigos lloran, ser la primera en alegrarse junto a ellos. Amar bien implica también saber perdonar, no guardar las ofensas, no guardar rencor ni tener amargura.


Siendo de edificación – Proverbios 27:17

Haciendo que mi vida sea de edificación para mis amigos y esforzándome en que mi relación con Dios, mi servicio a Él y mi forma de vivir conforme a Su Palabra sean de ánimo para otros. Quiero que la luz de Cristo brille a través de mí y que otros puedan verla.


Orando por ellos – Santiago 5:16

Todas solemos tener listas y listas de cosas por las que queremos que otros oren. Seamos el Aarón y el Hur de nuestros amigos. Sostengámoslos en oración en todo momento y estemos pendientes de lo que Dios hace en sus vidas.


Estas son las características que yo busco en mis amigos: que me escuchen, que me quieran, que me soporten, que me edifiquen, que oren por mí.

La pregunta es ¿tengo yo esas características? ¿Las estoy desarrollando para mostrarme amiga?

¿Qué otras características te parecen importantes para mostrarse amigo? Y, la última pregunta ¿Qué estás haciendo para mostrar tu amistad? ¡Hablemos!


Contenta en Su servicio,


Edurne



Comentarios